Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

El cine y la televisión españoles

pedro casablancAyer me quedé hasta la una de la madrugada mirando TVE para ver hasta el final la película sobre Prim que ha producido y dirigido Carlos Bardem. Si el espectador no sabe casi nada de la historia de España, la película no se lo aclarará todo, pero le dará una idea y, en el mejor de los casos, le llevará a tratar de aprender algo sobre una época que precede a la Primera República y luego a la Restauración. Pero no era esto lo que me retuvo con los ojos abiertos a pesar de la somnolencia ni tampoco la calidad de la película.

Me rondaban la cabeza ideas sobre el cine español y sobre el papel de la televisión en la vida social. Después de más de un año de escuchar quejas renovadas sobre el IVA cultural y la huida del público de las salas, en estos últimos días nos hemos enterado de que los resultados de audiencia y económicos del año que ahora acaba serán muy buenos. Me pregunto si no tendrá algo que ver el hecho de que TVE dedica fondos a producir películas. E incluso si es quizá posible que el cine español no sea tan malo como en general se proclama. Si será posible que los directores, actores y demás técnicos hayan encontrado una cierta carrera que pasa por el teatro y por la televisión.

Mi sensación es que la colaboración cine/televisión es buena para la cultura y me congratulo de que esa colaboración redunde en beneficios para el sector en general, lo que muy bien podría ser el caso ya que la televisión privada está ya dentro del negocio. Pero si este fuera el caso ¿no nos debíamos preguntar si no sería bueno privatizar la TVE? En mi opinión la televisión debería considerarse como un servicio público para cuya provisión parecería natural, aunque no necesario, la aportación de todos los ciudadanos. Lo que me parece curioso es que gente que opina esto, que se privatice TVE, suele al mismo tiempo oponerse a los nuevos negocios de consumo colaborativo ya sea en el transporte en ciudad (UBER) o en el arrendamiento de pisos turísticos (Airbnb).

Bueno, no lo sé todavía aunque tenga mi voto decidido: quiero una televisión pública y unos servicios provistos de forma compartida y privada cuando se trata de transporte o arrendamientos turísticos. Pero nada de esto es lo que me retuvo ayer ante la caja tonta. Tampoco la calidad de la película sobre Prim que me pareció escasa; sino lo divertido que me resultó reconocer las caras de actores (pocas actrices había) que me resultan familiares de esta serie que una cadena privada (Antena 3) emite ahora en un horario para viejos jubilados. Me refiero a Amar es para Siempre, continuación de Amar en Tiempos Revueltos (de producción pública). Reconocí a Luis Bermejo (Paco en la serie) apenas visible en la película como un sospechoso Gobernador y a Pedro Casablanch, el ayudante del regente Serrano que hasta hace como un mes era Damián Blasco en la serie.

«El cine y la televisión españoles» recibió 1 desde que se publicó el miércoles 17 de diciembre de 2014 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Alfred dice:

    Los buenos resultados de público del cine español se deben al éxito de algunas películas puntuales, fundamentalmente coproducidas por canales de televisión privada (por que la ley las obliga). En sus lógicas de producción se combinan astutamente actores populares por su presencia en la tv, contenidos comerciales y una fuerte campaña de comunicación apoyada en las propias tv coproductoras. El horizonte al que conduce esta lógica de producción es la de disponer cada año de unos pocos “campeones nacionales” que dejan tras ellos un páramo de microproducciones desabastecidas, sin público, sin canales, sin industria que la sostenga. Los grandes números mejoraran, el cine español no.
    Ni cine de arte y ensaño para minorías, ni recursos públicos dedicados a hacer productos hipercomerciales que atrofian el sector. Seguro que existe un punto medio. Existe un espacio para el servicio público que debe ser protegido y un universo fascinante de oportunidades empresariales que debe ser respectado.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.