Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

El cine español

Publicado en Actualidad Económica el 27 de mayo de 2004

¿Por qué gentes que viven de un sector protegido protestan si el público prefiere otro tipo de cine y además atacan al Gobierno?

Ante la insolencia de la gente del cine que protesta, se manifiesta, reivindica la libertad de expresión y se define políticamente, la reacción mediática general se podría plasmar en la siguiente pregunta retórica: ¿Cómo es posible que los que viven de un sector protegido como es el cine español protesten porque el público prefiere otro tipo de cine y, además, se metan, directa o indirectamente con la política general de un gobierno que les da de comer, contradiciendo así la existencia de esa limitación a la expresión libre que denuncian? Dejaré para otra ocasión el examen de la “excepción cultural” y trataré ahora de argüir que el comportamiento del mundo del cine no es tan incongruente.

  • Primero, el cine no sería el único sector protegido. También lo es el del carbón y por razones que, a veces, se presentan como protectoras de una cultura particular: la de la mina. ¿Por qué el cine español no podría esgrimir estas razones si, aunque estén equivocadas, funcionan en otros casos?
  • Segundo, aunque quiero afirmar la libertad de elección del espectador, deseo al mismo tiempo expresar algunos comentarios al respecto. El conjunto de elección está distorsionado porque se dobla el cine americano. Además, como las preferencias son endógenas, es plausible que una campaña ad-hoc cambiara las preferencias a favor de nuestra balanza de pagos. Y es perfectamente posible que el espectador español se encuentre atrapado en una situación subóptima en la que no deja de ir al cine de espectáculo justamente porque los demás lo hacen y desea tener conversación con sus amigos. Si un número suficiente de espectadores cambiara de hábitos quizá alcanzáramos un equilibrio mejor para cada uno de nosotros y para la industria española.
  • Tercero, los del cine, como todos, preferirían no enfrentarse con quienes gestionan las subvenciones, aunque la concesión de éstas fuera algo totalmente objetivo -como es el caso en la subvención a posteriori efectuada de acuerdo con el taquillaje conseguido-; pero sobre todo si no lo es, como ocurre con la subvención a priori que puede modularse arbitrariamente permitiendo discriminaciones indeseables. Si muerden la mano del contribuyente que les da de comer debe ser porque éste tiene nostalgia y envidia de aquella profesión de bufón, ese ser inteligente al que se le permitía decir sus verdades sin jugarse por ello el cuello y sobre cuya calavera meditaban príncipes melancólicos.

«El cine español» recibió 0 desde que se publicó el Jueves 27 de Mayo de 2004 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.