Desde mi sillón

Un blog de «El Correo de las Indias»

Grupo de Cooperativas de las Indias

El Americano Perfecto y lo agónico

Claro que pienso que el teorema de Pitágoras es cierto y, desde luego, debe ser verdad que lo que sea la penicilina cura infecciones. Pero no puedo creer, por ejemplo, que el Estado sea como la penicilina o que el equilibrio presupuestario sea necesario en el mismo sentido en el que el cuadrado de la hipotenusa es igual a la suma del cuadrado de los catetos.

the perfect americanMe gustó El Americano Perfecto, la última ópera de Philip Glass. Podría escribir sobre la relativamente rara música, sobre la orquestación límpida, sobre la puesta en escena como una versión encantada del baile de los siete velos, y sobre la textura tímbrica de los cantantes principales. O, desde luego, de la desagradable figura de Walt Disney, un caballero del sur con todas sus connotaciones. Pero lo que de verdad quiero es destacar la aparente imposibilidad de Glass de no enredarse, en este caso al menos, con los problemas de la propiedad intelectual, un tema que no creo haya formado parte nunca del libreto de una ópera. Asistir a la seguramente más reciente de las óperas puestas en escena y escuchar cantar sobre esta cuestión me reconcilia con este espectáculo que a veces parece atraer solo a los que se emocionan con el brindis de La Traviata.

Que el único personaje amable del libreto sea un dibujante acusado por Disney de ser un comunista y de haber tratado de organizar un sindicato es, convendrán conmigo, algo insólito. Especialmente cuando este hombre sureño lleno de ambición luciferina y especulador disfrazado de emprendedor no dibujó ni una sola de las viñetas que le hicieron un emperador del entretenimiento aunque sí que recibió, o lo hicieron sus herederos, todos los royalties. De esto hemos discutido mucho en este blog y el reciente elogio de Aaron Swartz no estaba alejado de esta preocupación permanente sobre lo que tan bien ilustra la captura de rentas como señal del capitalismo que declina, algo que todavía no acaban de ver intelectuales solventes como Savater quien, en su artículo de El País sobre este «Hacker bueno» se atasca en la calificación de robo, puesto que se trata de una violación del derecho de propiedad. El asunto consiste justamente en discernir si es bueno que ciertos «productos» sean apropiables.

Y sin embargo casos como el de WiliLeaks o el de Megaupload, deberían ser estudiados desde el punto de vista de nuestro hegemónico capitalismo que se ahoga en su propio éxito, inmovilizado ante lo que no entiende. Como dirían Laclau y Mouffe esta hegemonía que olvida a los marginados suscita antagonismos y éstos han de ser agónicos porque ya no podemos creer en la Verdad excepto en cuestiones meramente formales o en los pocos y estrechos casos en que la palabra parece corresponder a la cosa. Claro que pienso que el teorema de Pitágoras es cierto y, desde luego, debe ser verdad que lo que sea la penicilina cura infecciones. Pero no puedo creer, por ejemplo, que el Estado sea como la penicilina o que el equilibrio presupuestario sea necesario en el mismo sentido en el que el cuadrado de la hipotenusa es igual a la suma del cuadrado de los catetos.

En efecto, sobre la forma de organizar la convivencia no excluyente no hay Verdad que valga y solo cabe el antagonismo que, para ser civilizado, ha de ser necesariamente agónico pues ha de corresponder a una conversación y no a un diálogo por utilizar la terminología utilizada en este post. Si además volvemos a leer la cita de Foucault del último post, convendremos que el autoritarismo, aunque sea el de la ciencia, no es de recibo. El autoritario no pone en juego su vida y no se puede decir verdad sin poner en juego la vida.

Creo que Rorty en algún lugar decía algo así como que la democracia va antes que la verdad o que la filosofía. No puedo encontrar la cita precisa, pero esta recensión del llorado Rafael del Aguila sobre un libro del maestro pragmatista es apropiada a lo que aquí se quiere decir. Algo, por cierto que el Walt Disney endiosado no hubiera podido entender.

«El Americano Perfecto y lo agónico» recibió 0 desde que se publicó el Miércoles 30 de Enero de 2013 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias