Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

El 2 de mayo de un bilbaino

En cuanto te alejas un poco de Madrid las cosas toman su verdadera dimensión.

Pensemos en la celebracion del 2 de mayo. Este año ha sido especialmente importamnte con Realeza, Gobierno y CC.AA de Madrid comptiendo por celebrar el “nacimiento de una nación” como hubiera dicho el gran Griffith.

El pasado martes el programa de Telemadrid de Ernesto Sáenz de Buruaga, Madrid Opina, dedicó su tiempo a estea efemérides contando entre los invitados con Fernando Garcí­a de Gortázar, un profesor de historia en la Universidad de Deusto, de gran influencia en la Fundación Cultural de El Correo y prolí­fico autor de libros de historia de España. Este bilbaino de pro se puso casi grosero tratando de descalificar el libro sobre el 2 de mayo de 1808 que acaba de publicar Rafa Torres, un habital del programa y que, según el profesor, no podí­a ser tomado en serio dada la falta de credenciales cintí­ficas de su autor. No les cuento lo que opinó éste último.

El asunto era si ese dí­a era el comienzo de las guerras civiles españolas o la toma de conciencia como nación por parte de los miembros de una cierta España preexistente. No sabrí­a decir nada sobre ese debate más allá de que me pareció oportunista en la España de hoy y delicado desde el punto de vista de los Borbones.

O quizá solo una cosa más. Que no me interesa mucho porque como bilbaino el dos de mayo significa, desde luego, el fin de la segunda guerra carlista con la victoria de los liberales bilbainos resistentes frente al cerco de las tropas carlistas.

Don Mariano Elejalde, futuro comerciante de la villa, era un jóven de Miravalles que cogió unas onzas de oro, se las metió, no sé cómo, en los zapatos y rompio el cerco desde fuera para entrar en la villa y coger la escopeta para defender Bilbao.

Don Juan Urrutia ya tení­a la edad y, tal como consta en un certificado que obra en mi poder, firmado por el alcalde Alzola, formó parte del grupo de auxiliares, voluntarios que no estaban dispuestos a dejarse amedrentar por las tropas regulares que cercaban la ciudad y que seguí­an viviendo la vida cotidiana bajo la atenta mirada de Unamuno.

Todos los dos de mayo, antes de que estas cosas se permitieran y los miembros de la sociedad El Sitio pudieran organizar su procesión cí­vica a Mallona donde descansan los huesos de algunos de aquellos esforzados, mi madre y yo creí­amos desafiar las buenas costumbres, desfilando por el pasillo de la casa de Colón de Larreategui cantando el himno de los Auxiliares tal como lo recordaba ella, Anselma Elejalde, hija de Mariano, el de los zapatones.

Lo recuerdo así­:

Somos auxilares
Sin color ni grito
Somos defensores
Deste pueblo invicto.

Hasta aquí­ yo lo coreba con estusiamo como todo fanático del Athletic corea el “zu zara nagusia” en honor de este nuestro equipo que gana todos los años la liga , la copa y lo que se tercie, digan lo que digan los periódicos.

El siguiente bloque del himno que recuerdo no me gustaba tanto pero lo cantaba con disimulado entusiamo para darle gusto a ella que me arrastraba cogida de mi brazo. Es la versión bilbaina del “Got mit uns”, que de todo tenemos los bilbainos:

Dios que nos protege
Dios que nos defeiende
Sabe que este pueblo
Su gloria pretende.

No, no earan los liberales bilbainos unos comecuras; pero al menos no estaban arrastrados por un clero ramplón.

Solo querí­an lo mismo que ahora muchos queremos: que nos dejen en paz para hacer lo que nos de la gana. Y coger las armas por un ideal tan simple y obvio me parecí­a, y me sigue pareciendo, un acto de civilización mucho más creativo que el nacimiento de una nación, de cualquier nación, pace Gortázar.

«El 2 de mayo de un bilbaino» recibió 0 desde que se publicó el Domingo 4 de Mayo de 2008 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.