Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Ekonomia eta emakumeak

En medio del paraí­so una discusión acalorada sobre la razón de la escasez de ingenieras.

El paraí­so es Aigua Xelida mecla de fondo de musgo amarillento, farallones ocre y un mar turquesa. Y la escasez de ingenieras se refiere a que en los estudios universitarios parece ser que las mujeres han alcanzado ya la proporción adecuada de presencia en todas las áreas menos en las ingenierí­as. Como fondo de la charla, que ocurre sobre unas latas de sardinas y de berberechos, el affaire Summers en parte ya superado pues el problema no aparece en ciencias o matemáticas, o mejor dicho no está documentada su presencia en esas áreas, sino que lo que sí­ que está documentado es el de las escasas ingenieras.

El resumen del debate poco propio del lugar es el siguiente. O bien es una cuestión d decisión individual basada en unas preferencias de las mujeres sujetas a restricciones propias de género en donde preferencias y restricciones están genéticamente dterminadas, o bien es una ciuestión de oportunidades que se van abriendo a medida que se desarrolla la guerra por el poder. Si se distingue entre el conjunto presupuestario y las oportunidades es porque éstas no están determinadas por la renta disponible de la mujer sino por la sociologí­a de las profesiones.

Yo no lo dudo; pero tampoco mis contrincantes dialécticos; pero lo importante no es tanto la cuestión en sí­, que sí­ que lo es, sino lo que significa a efectos de la estrategia investigadora de la profesión de los que frente al paraí­so nos cegamos con estas cuestiones que, aunque no tienen nada de menores, podrí­an posponerse hasta que volvamos a estar encerrados en lóbregos despachos universitarios.

Para unos lo importante es la genética y la ventaja comparativa de un género u otro que, en base aun reduccionismo inconsciente hacia la evolución í lo Darwin, nos llevarí­a a una especialización inicial que se afirmarí­a hasta lí­mites tontos mediante evolucio ´n y mutaciones azrosas. Esta petición de principio hace perderse a is contrincantes en las posibles formas empí­ricas de tratar de contestar a la cuestión,cosa que exige imaginación y conocimiento de las bases de datos existentes.

Para otros, entre los que me encuentro, lo importante es la defensa de las rentas acumuladas por los varones con independencia de si esto se puede modelar o no o más exactamente de si se puede modelar de acuerdo con las formas de hacer las cosas hoy.

Esto va de genes o de memes. La respuesta fácil es que de ambas cosas; pero lo difí­cil es ser efectivo en el programa investigador y éste exige hoy por parte de los economistas que nos decidamos por verbalizar la cuestión en términos biólógicos o sociológicos y, en segundo lugar, que pensemos con cuidado si queremos atacar la cuestión desde el modernismo del paradigma recibido o si más bien nos decidimos a ser posmodernos y a acepatar cualquier marco de análisis que pueda acomodar los datos con los que contamos.

Dificil decisión. para cualquiera. Por ejemplo para mí­ mismo. Entre genes y memes me quedo con estos últimos a efectos expicativos y por pura parsimonia; pero luego y a pesar de mis gustos posmodernos no sé funcionar sin un marco de referencia que enderece mi cojera mental.

El verano en el paraí­so sirve para pensar sobre la propia estupidez. Espero que este tipo de ocasión no me falte nunca.

«Ekonomia eta emakumeak» recibió 0 desde que se publicó el Jueves 9 de Agosto de 2007 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.