Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Educación para la ciudadanía

Mejor que no hubiera una asignatura así­, sino que su contenido se difundiera mezclado con otros contenidos curriculares que no pueden evitar hablar de ello como serí­an, por ejemplo, la filosofí­a, la historia, o la biologí­a.

Naturalmente pienso lo mismo de aquellos contenidos éticos que suelen acompañar a la enseñanza de la religión.

Y respecto a ambas creo que son los padres los que debieran responsabilizarse de la transmisión de los valores sin delegar en otras instituciones esa tarea delicadí­sima. Porque los padres renuncian al ejercicio de su responsabilidad nos encontramos con aprovechados que pretenden arreglar la mala conciencia que les aqueja precisamente por esa dejadez.

Ahora bien, si ya se ha votado en el Parlamento que una de esas dos asignaturas, Religión y Ciudadaní­a, es opcional y la otra obligatoria poco más hay que decir. Algunos creen que cabe la objeción de conciencia como cabrí­a, por ejemplo, en el caso de un funcionario de prisiones reconvertido en verdugo en un paí­s que instaura la pena de muerte.

Pero el caso es distinto pues en el caso de ese verdugo el que puede objetar es una persona y en el caso de la Educación para la ciudadaní­a es un colegio, es decir sus propietarios, sin consulta con sus profesores. Como en este caso esa institución podrí­a perder su habilitación para enseñar, la patronal mayoritaria de la enseñanza católica se ha apresurado a decir que no objetará, máxime cuando se pueden adaptar los contenidos.

Sin embargo la jerarquí­a pone el grito en el cielo y llega a denunciar, por boca de su inefable potavoz, que la educación para la ciudadaní­a representa el mal. Debe referirse a lo que concierne al sexo y especí­ficamente a la homosexualidad y los tipos de familia.

¿Por qué esta obsesión?

«Educación para la ciudadanía» recibió 0 desde que se publicó el Miércoles 18 de Julio de 2007 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Resulta curioso que quienes menos experimentan la vida en familia y el sexo son quienes más se llenan la boca hablando de ellos.

  2. Juan Urrutia dice:

    Justamente, debe ser por eso y porque cuando o hacen lo hacen muy rarito.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.