Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Disipación de rentas una vez más

Contaba en público el otro día el mal rato que pasé presentando El Capitalismo que Viene, una especie de esperanzada elegía del capitalismo en la era del conocimineto y la globalidad, y hacerlo justo cuando la Bolsa estaba en sus mínmos en muchos años y la confianza económica por los suelos. Y, a pesar de todo, traté de explicar lo que es su verdadero fundamento y su mensaje, es decir la dispación de rentas que la competencia exaltada propia del Capitalismo que Viene trae consigo.

Por otro lado y mucho más recientemente trataba, tanto en mis colunmnas de Expansión de mayo (4), junio (1 y 8) y julio (6), como en un encuentro de verano en los cursos de El Escorial, de convencer de las bondades de privatizar las Cajas de ahorros como un movimiento conducente a la posible consecueción de la Stakeholder Society como esa sociedad en la que se consigue tener en cuenta los intereses de todos los concernidos o afectados.

El problema con esta consecución dificultosa es que no es fácil, por razones de información y de control, hacerse cargo de esos intereses. La razón de la dificultad es que no se trata de un problema de falllo de mercado, o lo que es lo mismo de falta de mercados, pues los concernidos a los que me refiero pasan por el mercado. Pensemos en un suministrador que ante la esperanza fundada de una relación continuada de suminstro hace unas inversiones específicas que no sirven para nada una vez que la empresa cliente se ve inesperadamente obligada a cerrar o simplemente a cambiar de suministrador. Esta realción es de mercado y cabrían en principio contratos complicados en los que se tuviera en cuenta esa contingencia.

Lo interesante es caer en la cuenta de que, si un día se puediera llevar a la práctica la forma de gobernanza social que ponga en práctica esa Satakeholder Society, entonces habra desaparecido esa renta de la que gozaba en positivo el cliente o que sufría en negativo el suministrador.

Disipar rentas es una especie de desideratum sobre el que cabalga el mundo. Todos perseguimos rentas y eso ns hace innovar o , más en general, crear. La competencia debería hacer que esas rentas duraran muy poco y fueran dispadas en favor de otras que privilegiaran temporalmente a otro enprendedor ambicioso y, que al mismo tiempo, conseguieran que nadie se eche para atrás cuando se trata de, como otro ejemplo, adquirir habilidades especiales para ser contratado por una empresa cuya actividad puede que cese mañana.

Aunque todavía no sé cómo creo que hay aquí una vía para no cejar en la exploración de la democracia económica.

«Disipación de rentas una vez más» recibió 0 desde que se publicó el Miércoles 22 de Julio de 2009 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.