Desde mi sillón

Un blog de «El Correo de las Indias»

Grupo de Cooperativas de las Indias

¿Hemos aprendido algo?

Ni las respuestas del neoclasicismo ni las del neokeynesianismo se han visto zanjadas por la realidad de la crisis. No sabemos nada nuevo y, lo que quizá es peor no conocemos la raíz de nuestra ignorancia.

discurso academia

Tengo que ir terminando esta exposición pero no antes, señores académicos, de que deshaga una posible confusión.Estas distintas posiciones a un lado y otro del Atlántico que acabo de mencionar no eran necesariamente el resultado de los esfuerzos alternativos descritos por unificar la Economía pues había – y sigue habiendo – muchas otras diferencias entre países, desde sus particulares orígenes históricos y terminando por sus raíces ideológicas. Esto es así no cabe duda aunque tener en cuenta esos esfuerzos es algo que merece la pena como se verá enseguida.

En cualquier caso lo cierto es que la medicina intervencionista americana surtió efecto y el sistema financiero se mantuvo en pie, mientras que Europa fue testigo de un anti-intervencionismo disfrazado de austeridad. Estas decisiones alternativas repercutieron en diferentes situaciones macroeconómicas en los países centrales y en impactos inesperados en todos los países que no estuvieran fuera del circuito económico global. Poco a poco en Europa se fue dibujando una línea que separaba a los países virtuosos del Norte de los dilapidadores del Sur entre los cuales Grecia y España fueron empujados a situaciones casi desesperadas tal como mostraría el simple examen de sus tasas de desempleo.

Las experiencias de unos y otros países no han sido determinantes para que podamos decir que la realidad nos ha ido enseñando algo. Académicamente los economistas de agua dulce -como se llama a los académicos de Chicago y Minnesotta- continúan con su paseo triunfal por el camino de la elaboración teórica como si ésta nada tuviera que ver con la realidad mientras que los economistas de agua salada -los de Nueva Inglaterra digamos- insisten en su intervencionismo más basado en intuiciones prácticas que en el desarrollo de una Economía del Desequilibrio que todavía está ahí esperando su desarrollo tal como explique no hace tanto tiempo. A los primeros se les llamaría nuevos clásicos y a los segundos nuevos keynesianos y en el lenguaje popular se enfrentan el neoclasicismo y el neokeynesianismo.

¿Hemos aprendido algo de este enfrentamiento real y de esos desarrollos teóricos cerrados en sí mismos? Recuerdo lo que avancé desde el principio:

Ante la pregunta de si hemos aprendido algo de la crisis voy a responder que nada y que, eso, saber que no sabemos nada que no supiéramos, es ya mucho pues nos abre todo un espacio de trabajo significativo

La Economía ha seguido desarrollándose, los modelos Dinámicos y Estocásticos de Equilibrio General (DSGE) son dada día más sofisticados y se aplican a problemas que aparentemente son relevantes como, por ejemplo, si hay un nivel de endeudamiento que, sobrepasado, hace la situación irreversible de manera natural y permanente o si un cierto sistema de pensiones es sostenible. Sus respuestas son inteligentes y respetables, pero no se puede decir que la realidad haya zanjado estas cuestiones y, como lo mismo se podría decir de los modelos neokeynesianos, aun cuando hayan sido sometidos a los mismos renovados tratamientos. Nos encontramos en una situación rara y desalentadora. No sabemos nada nuevo y, lo que quizá es peor, no conocemos la raíz de nuestra ignorancia. ¿Podríamos quizá decir algo a este respecto?

«¿Hemos aprendido algo?» recibió 0 desde que se publicó el Jueves 5 de Marzo de 2015 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias