Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Disciplina de mercado.

Habrá que esperar y ver, pero no parece que el tan cacareado y, en mi opinión necesario, Pacto de Estado, tenga el viento en las velas. Si no sale algo concreto será una mala señal pues querrá decir que ninguno de los dos grandes partidos cree estar ante una situación crítica. Efectivamente, si lo creyeran tendrían que pactar para no pagar el precio político de no haber sabido encarar la situación sin egoismos partidistas. Luego algo va a salir.

Por eso pienso que merece la pena poner algunas ideas sobre la mesa. Y cuanto más radicales mejor pues en este momento el pacto tiene que parecer importante.

Creo que todos los partidos estarían dispuestos a admitir que hay que eliminar algunas rentas clientelares pues esto gusta al votante mediano. Y lo mejor para ello es la competencia que introduce la disciplina de mercado como maquinaria de eliminación de rentas en cualquier campo y de cualquier origen.

Pienso que, en este momento, las rentas más escándalosas están relacionadas con las Autonomías. De una manera directa o indirecta.

Pensemos primero en el sector financiero. Dejando aparte los bonus de los banqueros que no están ocultos, pasemos a las Cajas de Ahorros, instituciones estas en las que las rentas están disimuladas por el tupido velo de la benevolencia propia de la Obra Social. Primero ya he dicho por activa y por pasiva que el sector financiero español mejoraría notablemente si la consolidación fuera drástica y las cajas consolidadas se transformaran en bancos. Segundo también he repetido a menudo que, a pesar de la banca cívica de la CAN, las finalidades genuinas y no torticeras de la Obra Social de la mayoría de las cajas podría sustituirse por un consejo de Vigilancia de los Bancos encargado de velar por los intereses de los stakeholders e insisto en ello a pesar de las críticas redibidas a un post recientísimo. Tercero, que este Consejo de Vigilancia podría ser generador de rentas clientelares es cierto, pero al no estar condicionado por la política autonómica su forma de actuar y competencias se podrían regular ex novo con toda clase de cautelas.

Pensemos ahora en la fiscalidad que es tan opaca y encubridora de rentas. La manera de conseguir eliminar esta lacra y de dejar funcionar la disciplina de mercado es, agarrénse bien, generalizar el sistema de concierto económico tal como escribí en su día. Ya se encargará cada autonomía de velar por su déficit pues de lo contrario el partido en el poder será despalazado si los ciudadanos de esa autonomía se sienten maltrarados bien por falta de servicios bien por excesos impositivos.

Ninguna de estas dos propuestas son fáciles de llevar a la práctica. Por eso mismo podrían ser objeto de consenso pues cada partido piensa que si lo hacen de consuno no tendrá que hacerlo él cuando esté en el poder y no haya más remedio.

«Disciplina de mercado.» recibió 0 desde que se publicó el Miércoles 24 de Febrero de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Sak dice:

    Muy de acuerdo con el café para todos en el concierto. Era penoso ver a las autonomías llorando por su déficit en sanidad. Siempre he pensado que a nivel político el independentismo se erradica con consultas a tutiplen y los problemas económicos de las autonomías con el concierto, pero bueno, si no lo quieren hacer, peor para los “unionistas” y peor para la economía del país.

    No me meto en el asunto de Obra Social vs consejo de vigilancia, pero no entiendo por que piensa que el consejo de vigilancia estaría más a salvo de la corrupción en Madrid, me recuerda al típico “ya lo dice Europa”, como si en Europa no se equivocasen o como si en Madrid la corrupción o lo que sea, fuese menor.

    Un saludo, un placer leerte

  2. Juan Urrutia dice:

    Hola Sak. Se trata de disipar “rentas”. La Obra social es una forma de generar rentas. Estas rentas son, admitámoslo para continuar con el argumento,corrutelas e muchos casos. Un consejo de Vigilancia también podria corromperse y crear nuevas redes clientelares. Una forma de luchar contra las redes clientelares es conocerlas y romperlas.Cambiar Obra Social por Consejo de vigilancia rompe, de momento al meno, esas redes clientelares. y si extendemos la figura a todas las empresas e introducimos formas abiertas para la elección de su miembros, la formación de nuevas redes clientelares no solo llevaría tiempo, sino que, además, la guerra entre ellas disiparía la “renta” que cada una puede apropiarse.

  3. Partiendo de mi acuerdo general con el planteamiento, especialmente en cuanto a la necesaria reconversión de las Cajas de Ahorros y la superación de un modelo donde no solo se rinden cuentas a los “shareholders” sino muy especialmente al poder político local, la cuestión que me planteo es cómo acercarse al objetivo de una “sociedad de concernidos” extrayendo lecciones de la experiencia con las Obras Sociales, la Responsabilidad Social Corporativa y, como no, sus correspondientes perversiones.

    En este sentido, la contraposición del consejo de vigilancia (cuyas últimas implicaciones reconozco que no alcanzo a entender y por tanto no pretendo criticar) con la idea de una banca social que integre la participación abierta y directa de sus concernidos, la planteaba desde una lógica de paso de red descentralizada a red distribuida, en la esperanza de que la propia competencia sea la que genere los incentivos necesarios para este modelo.

    No obstante insisto en que no es éste mi terreno y solo pretendo continuar una línea de debate que para mi resulta muy iluminadora. Gracias por permitírmelo.

  4. Juan, insisto con Sak, sólo un sistema tipo “banca cívica” de can, eliminaría mediante competencia las rentas clientelares. Donde hay “representantes” hay clientelas.

  5. Juan Urrutia dice:

    Nada que objetar al modelo de banca cívica, sino todo lo contrario. Lo que toca ahora es elucubrar sobre la relación entre esa banca cívica, que podría seguir siendo el modelo no solo para futura banca consolidadasino para todo el sector dorporativo,y la generalización de la defensa de los stakeholders. Dos puntos. Primero, la banca cívica no garantiza que los stakeholders están atendidos, solo lo están los que los clientes decidan. Segundo, la posibilidad de crear redes “clientelares” dispuestas a llevarse toda renta que ande suelta no es un peligro que provenga solo de la representación de los defensores de los stakeholders. Hay que entender qué estructura de representación es la menos vulnerable a las tentaciones. Lo mismo, dicho sea de paso, que hay que entender en relación a la banca cívica que tampoco es a prueba de comportamientos oportunistas.

  6. Buena apreciación: ¿qué pasa con los proyectos que los clientes no eligen o no resultan populares?¿simplemente se deja de invertir en ellos?

    Otra cosa es que la mediación de un consejo pueda solucionarlo y no pervertirlo…

  7. Juan Urrutia dice:

    Buena pregunta. Pensemos la respuesta

  8. Xola dice:

    He descubierto este blog hace poco tiempo, y es un gusto y un honor el poder leer noticias de economía , con gente de tanto nivel y que da datos que parecen fiables y creíbles.
    Referido al tema de Las cajas y lo que parece tu propuesta de fusión de éstas, que ventajas tiene ante seguir manteniendo su independencia, uniéndose para desarrollos que así lo requieran, pero mantener una competencia entre ellas. ?Es mejor el Banco Santander que la BBK?.¿ La BBK si se fusiona con la Kutxa no la absorbería y al final quedaría solo una caja?
    Un saludo

  9. Probemos con un ejemplo: como padre de un niño con una “enfermedad rara” y, por tanto, en la que se invierten pocos recursos, la experiencia me indica que son los afectados y familiares los que tejen su propia red de apoyo que luego se trata de extender para buscar acceso a la financiación.
    Aún no siendo cliente de una entidad que practicara banca cívica podría buscar un sí cliente que fuera puente entre mi red y la del banco, y actuara como prescriptor para derivar rentas con las que atender a mi grupo de stakeholders, siempre que dicho cliente contara con capacidad de decisión sobre cómo distribuir dichas rentas.
    La existencia de competencia en este ámbito implicaría más alternativas donde buscar prescriptores relacionados con ambas redes: la de una “entidad cívica” y la de mi grupo de interés.

  10. Juan Urrutia dice:

    Que algunas cajas tendrán que fusionarse o algo parecido me parece fuera de duda. cómo lo hagan y qué pasecon la obra social me paree relevante. Mi propuesta es diccutible y tiene peligros, pero lo mejor es ponerlos encima de la mesa como en el caso de as enfermrdades raras.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.