Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Devolución o Creative Commons

Ya he hablado de propiedad intelectual en general hace unos dí­as. M ás recientemente he comentado sobre el copyright en términos filosóficos y promretí­ hablar de ello en términos económicos de un forma amplia.Como esto último va llevar algún tiemp voy a tratar de hacer un resumen de aunque no se entieda bien.

Hay oferta abierta de bienes intangibles, ya sea ciencia, código o cultura. La hay por la ética del hacker y porque finalmente hay algo que ganar. Para que esto último sea cierto es necesario que haya un mercado, pero, de momento, nos falta la demanda final de este tipo de bienes. ¿ Habr á una demanda derivada de la demanda final de aqullos bienes que incorporan ciencia, código o cultura?
Mi apriori es que no es dificil argí¼ir que hay esa demanda final en el sector del software ( Red Hat) y en no pocos sectores industriales; pero que no es f ácil encontrarla en todos los subsectores culturales. Hay, en efecto, mucha obra cultural que no encuentra salida en una obra final que llegue al público.Si este a priori es cierto, se siguen unas conclusiones curiosas.

La creación cientí­fica, como la elaboración de código o la cocina de autor, no exigirí­a patentes incentivadoras ya que alguien demanda ciencia, codigo o recetas, para poder producir y vender un producto final que incorpora ciencia, código o receta ceativa, En consecuencia renunciar a una patente por parte de un ciéntifico, un inform ático o un cocinero, no es una señal ( en sentido técnico ) de la calidad de su investigación., de su código o de su cocina.En consecuencia hemos de esperar la emergencia de equilibrios de mercado que no sean separadores, es decir en los que no se distinga mediante el precio la buena de la mala ciencia, el buen código del mediocre o la buena cocina del mero forraje. Aquí­, en estos sectores, o no hay patentes, como en la cocina, o la devolución es posible y plausible.

La creación cultural es distinta. Puede que exija copyright porque nadie demande ralmente cultura para realizar una obra cultural de consumo final. Cualquier vendedor de una revista musical puede conseguirlo sin necesidad de tener un buen libreto; depende de otras cosas. Luego en principio, harí­an falta los derechos de autor. Renunciar a ellos serí­a pues una verdadera señal de calidad y de confianza de la obra de uno que se pretende poner en escena, digamos. Cabrí­a pues un equilibrio separador en el que , si la demanda es lo suficiétemente grande, las obras de calidad alcanzarí­an mayores precios a pesar de haber renunciado a los derechos de autor. En este sector cultural los Creative Commons no parecen del todo ociosos en la medida que van en el camino de renunciar a algunos aspectos del copyrght.

Me parece que aquí­ hay “food for thought”.

«Devolución o Creative Commons» recibió 0 desde que se publicó el Miércoles 28 de Diciembre de 2005 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Juan Urrutia dice:

    Hace dos días John Kay decía en el F.T. que la gente corriente es muy importante en el proceso científico. Que la revisión por pares lleva al adocenamiento y que se necesita una mirada limpia para poder gritar que el enperador está desnudo. O sea que el estamento científico no solo debe recordar que se debe a la gente más que a la verdad; sino que no parece que vaya a alcanzar la verad sin un poco de la ingenuidad de esa gente.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] Y es que el estamento científico debe recordar que más que al mundo académico, a quien deben su existencia y con quien tienen adquirido su compromiso moral, es con la gente corriente, a quien debe devolver su trabajo. […]

  2. […] Y es que el estamento científico debe recordar que más que al mundo académico, a quien deben su existencia y con quien tienen adquirido su compromiso moral, es con la gente corriente, a quien debe devolver su trabajo. […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.