Destino y Providencia

por | jueves 19 de noviembre de 2009

Paseo distraído, haciendo tiempo, en dirección al restaurante en el que voy a almorzar con un viejo amigo. Camino por la calle Claudio Coello y me encuentro con una tienda de ropa con un nombre filosófico: Zadig & Voltaire. Salto desconcertado, no estaba esto en el abanico de previsiones para el día de hoy. ¿Qué pinta el disolvente Voltaire en una calle sosa de un barrio de señoritos de una ciudad sin gracia como Madrid? Claudio Coello pinta a San Agustín que, como se sabe, es el inventor, o al menos el difusor, en La ciudad de Dios, de la idea de Providencia, algo que ayuda a pasar las penalidades que a todos llegan. Y Voltaire, un Kontraren Kontra avant la léttre, el autor de Zadig o el Destino. Extraño nombre para una tienda en una zona pija. No hubiera venido por esta zona;pero es el Destino o la Providencia los que me han traído. Que les vaya bien, pero yo no pienso volver por aquí.

Cicuenta años de una fisura