Desde mi sillón

Un blog de «El Correo de las Indias»

Grupo de Cooperativas de las Indias

Desigualdad

La Economía Política que nos avisa de que en el «mundo real» la regulación y las instituciones existen para tratar de evitar las consecuencias no queridas de la economía de mercado en un mundo democrático. Las próximas elecciones americanas nos proporcionan un ejemplo de lo que quiero decir.

crecimiento en la desigualdad de ingresos en eeuuEl movimiento Occupy Wall street tiene como grito de guerra la declaración de un hecho: «somos el 99%». Es un grito que denuncia un fenómeno llamativo que, mientras todo marchaba bien navegando las suaves olas de burbujas varias, no herían la sensibilidad tal como lo hace ahora cinco años más tarde del inicio de esta crisis cuyas últimas consecuencias, especialmente en Europa, están lejos de vislumbrarse. El hecho que se pretende denunciar es que, a pesar de que desde el principio de los años ochenta, cuando comenzó la desregulación, el mundo ha crecido mucho y la desigualdad en la distribución de la renta entre todos los seres humanos ha descendido debido singularmente al crecimiento llamativo de la superpoblada China, la desigualdad ha crecido escandalosamente en algunos paises desarrollados. En los USA, por ejemplo, la renta per cápita del 1% más rico ha crecido en los últimos 30 años cuarenta veces más que las rentas medias. Estas cifras nos interpelan a todos, pero especialmente a los economistas. Algunos se lo toman en serio, aunque no muy formalmente, como es el caso de Stiglitz.

Es cierto que se ha realizado trabajo serio en la medición de la desigualdad proponiendo nuevas medidas y modificando las existentes a fin de estar seguros de que lo que medimos son estadísticos, como el coeficiente de GINI o su representación gráfica mediante la curva de Lorentz, que miden lo que realmente queremos medir. Pero esta cuestión de estadística descriptiva no puede consolarnos de la falta de atención que los economistas han dedicado a la integración de la desigualdad en el análisis del funcionamiento de un sistema económico. Y aquí la diagnosis es devastadora. Con la excepción de la idea del multiplicador keynesiano, que presuntamente aumenta cuando se redistribuye renta hacia los pobres de forma que cualquier estímulo de demanda es más efectivo mediante una redistribución progresiva, ni la macroeconomía ni la microeconomía parecen haber tenidos tratos serios con el problema de la desigualdad o de la distribución en general. Como desde hace unos cincuenta años el corazón de la Economía es el modelo de equilibrio general, nos encontramos cómodos con la separación entre la asignación de recursos que lleva a cabo una economía de mercado como la representada por ese modelo y la distribución personal de la renta. Sabemos, en efecto, que sea cual sea la distribución de las dotaciones de recursos, el mercado libre nos llevaría, bajo las condiciones generalmente aceptadas para la discusión, a una asignación eficiente en la que no se puede mejorar a nadie sin empeorar a algún otro.

Sin duda habría sido posible y deseable que la ciencia económica se hubiera preocupado de explorar ese resultado bajo supuestos menos restrictivos, pero lo que a menudo se denomina la dependencia del recorrido llevó a modelos macro dinámicos que, al estar microfundamentados en el modelo de equilibrio general y estar sujetos a una agregación convenientemente para la posibilidad de calibración bajo la hipótesis de las expectativas racionales, dirigían la atención a lo que con anterioridad se llamaban ciclos reales, en los que el suave crecimiento de un sistema económico solo estaba impedido por shocks reales sin que la distribución formara parte de la agenda de la investigación puntera. Recientemente sin embargo comienza a aparecer una línea de investigación que, al rebufo de la llamada Behavioral Economics -que presta mucha más atención a los comportamientos reales observados de forma natural que a la necesidad de contar con un núcleo central del que todo lo demás debería desprenderse- podría llegar a integrar la desigualdad en el corazón de la ciencia económica.

Algo he comentado aquí y aquí y es por aquí por donde se cuela la Economía Política que nos avisa de que en el «mundo real» la regulación y las instituciones existen para tratar de evitar las consecuencias no queridas de la economía de mercado en un mundo democrático. Las próximas elecciones americanas nos proporcionan un ejemplo de lo que quiero decir. Cuando, como es el caso, el 1% de la población ingresa un porcentaje escandaloso de la renta total es muy difícil que las elecciones no estén segadas hacia aquel o aquellos partidos que más protegen a los detentadores de esas rentas y que, en contraprestación, apoyan financieramente las campañas de esos partidos.

«Desigualdad» recibió 11 desde que se publicó el Lunes 3 de Septiembre de 2012 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Me gustaría conocer tu opinión sobre esta presentación que realicé en TEDxRosario sobre la Desigualdad: http://kcy.me/7ql
    Espero te agrade. Muchos saludos

  2. Paco Díaz dice:

    Hola,

    no es de extrañar puesto que la distribución dejó de ser un problema hace muchos muchos años (¿fueron los franceses?) cuando llegaron a la conclusión que la producción bastaba para satisfacer las necesidades de todo el mundo. No sé si era nociva inocencia o propaganda pero la verdad es que recuerdo que en la facultad nadie me habó de distribución.

    Un saludo

  3. Imagen de perfil de Juan Urrutia Juan Urrutia dice:

    Poca gente habla de desigualdad en el mundo académico, pero quizá eso está cambiando talcomo el ejemplo de Andrés nos muestra. Hay en él mucho de las ideas más o menos novedosas del mundo de las redes; pero sigo echando de menos el esfuerzo intelectual por integrar ese fenómeno y suy dinámica en el corpus central dela Teoría

  4. Una cosa curiosa de la curva de desigualdad es que en la parte baja no es muy diferente de la generada por la distribucion exponencial, pero en la parte alta el x mas rico supera con mucho el x(1-log x) que le “corresponderia”; da la impresión de que los ricos roban a la clase media.

    Ah, en mi nuevo blog, en las primeras entradas, he puesto algo de código python por si alguien quiere intentar por sí mismo estadisticas como las que ha puesto Andrés en su simulacion. Es de notar que la invarianza de escala necesita ir añadiendo nodos. Sí primero pones todos los nodos con cantidades iguales y te limitas a aplicar “dinero llama a dinero”, nuevamente sale la exponencial (Barabasi solo lo prueba para uno de sus dos limites, Newman lo pone como ejercicio en los dos casos).

  5. Estimado Juan,

    Habla en este post. y en los dos previos a los que enlaza, de la necesidad de incorporar el problema de distribución de rentas al modelo económico. ¿Puede usted hacer alguna mención al problema de la distribución inicial de los activos/riqueza patrimonial? Ahí entramos en el tema del poder, eso que por aquí se dice “rentas de posición” del “crony capitalism” y que seguramente haya que acudir a temas (que creíamos olvidados) de “clases sociales” para tratar. Gracias.

    Le dejo un link : Los alemanes ricos duplican su patrimonio en 20 años y crece la brecha social

    ¿A que no es extraño el inmovilismo?

    • Quería pedirle otra opinión……..es sobre el discurso que dio Bernanke cuando puso en marcha el QE3 el pasado viernes:

      “On the second concern, my colleagues and I are very much aware that holders of interest- bearing assets, such as certificates of deposit, are receiving very low returns. But low interest rates also support the value of many other assets that Americans own, such as homes and businesses large and small. Indeed, in general, healthy investment returns cannot be sustained in a weak economy, and of course it is difficult to save for retirement or other goals without the income from a job. Thus, while low interest rates do impose some costs, Americans will ultimately benefit most from the healthy and growing economy that low interest rates help promote”

      ¿No afecta perniciosamente a la economía el seguir dando a la maquinola (expandir el balance del BC) teniendo como base “activos de baja calidad” como los hipotecarios que ahora puede descontar la FED?

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] pecojn” kiuj konservos la socian adheron evitanta urban apartigon. Kontraŭe, kresko de la ekonomia malegaleco faciligas la rompiĝon de la urbaj ekvilibroj. Fakte dum krizaj momentoj kvartala apartigon vere […]

  2. […] sobre el camino hacia un nuevo relato que quedó interumpida por las vacaciones. Es cierto que el post sobre la desigualdad debería haber formado parte de esta serie, pero está bien así pues poco añadía a las dos […]

  3. […] no van a dudar en intentar capturar al estado y a los mercados para mantenerse. ¿Resultado? Desigualdad galopante en los países desarrollados y verdadero peligro de destrucción simultánea de mercados y estados, eso que llamamos […]

  4. […] este blog se ha hecho eco repetidamente del problema de la desigualdad creciente (ver por ejemplo aquí aquí entre otras muchas entradas) y muy a menudo se ha subrayado que la distribución no parece […]

  5. […] a ellos, ya se ha escrito mucho (incluido lo dicho aquí después de la salida del libro o aquí antes de esa salida) sobre esta obra sobre desigualdad que constituye también un intento valiente […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias