Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

¿Desenfundar la pistola?

No es un refrán y por eso no lo odio tanto; pero comparte con esos bocaditos de presunta sabidurí­a su carácter de sentido común congelado casi siempre desacertado. Me refiero a esa idea que se expresa diciendo que “no saques nunca la pistola si no estás dispuesto a disparar”. Utilizaba esta expresión Emilio Lamo de Espinosa en la segunda parte de una tercera de ABC sobre El 11-S y el nuevo escenario estratégico publicada el martes 12 de septiembre.

Refiriéndose a la ví­a europea hacia la solución del aparente conflicto con el mundo árabe, más o menos fundamentalista, y más en concreto al enví­o de tropas europeas bajo bandera de la ONU al Lí­bano, escrbí­a:

nada hay más arriesgado que enviar fuezas…cuando no se tiene la seguridad de querer utilizarla, pues la paradoja de la disuasión es que nada llama con más fuerza a la violencia que la apariencia de debilidad ( No saques la pistola si no estás dispuesto a disparar….)

Sin embargo la sabidurí­a congelada que se expresa entre paréntesis y, por lo tanto, toda la frase me parecen un poco anticuadas. Trataré de encapsular una sabidurí­a alternativa y luego la defenderé.

Mi sabidurí­a alternativa serí­a:

No tengas pistola; si la tienes no la desenfundes, si la desenfundaa no la dispares y si la dispares que sea contra tu cabeza.

Tener pistola es razonable, se me dirá, en un mundo en que otros la tienen; pero si lo que buscamos es la sabidurí­a general, lo mejor es no tenerla. En un mundo sin pistolas habrí­a violencia, pero serí­a menos definitiva y sus efectos o errores, legales o no, podrí­an ser reversibles. Un mundo en el que nadie tiene pistolas es como esa buena solución de un dilema del prisionero que parece que nunca se puede alcanzar. Como hay maneras teóricas de explicar en qué condiciones esa solución buena sí­ puede alcanzarse y como experimentalmente se alcanza a veces, mi sugerencia no es irracional de entrada.

Si, de todos modos la tienes y la desenfundas es muy probable que el otro sea más rápido que tu y todo acabe fatal también para tí­ aun suponiendo que el oponente no se vaya de rositas. O sea que estamos como en el caso anterior.

Si la desenfundas y el otro es más lento y disparas liqidándole, no solo el rencor atávico contra tí­ y tu estirpe será muy duradero por parte de los miembros de la suya; sino que lo más probable es que el enemigo desarrolle un arma que te venza algún dí­a.

Alternativamente, una vez desenfundada la pistola con ventaja temporal lo mejor es pegarte un tiro en la sien. No hay nada tan desconcertante como esta autoagresión letal. No sé lo que el otro querí­a; pero si ahora lo puede conseguir, estoy casi seguro que no lo disfrutará. Y, en cuanto a tí­, habrás ganado una batalla importante que el enemigo no olvidará facilmente de la misma forma que Al Qaeda está ganado algunas batallas a occidente más allá de la destrucción que acompaña al suicidio terrorista. Justamente al estilo de los bonzos que solo se autoinmolan sin arrastrar a nadie con ellos al más allá: una táctica enormemente efectiva en la guerra de Vietnam.

En los párrafos anteriores hay ya una defensa práctica de mi propuesta. Ahora me falta la defensa intelectual.

Esta defensa intelectual de mi propuesta está basada en una limpia utilización de la teorí­a de los juegos, justamente el instrumento que se está utilizando implí­citamente por Emilo Lamo. Si no hay conocimiento común de la maldad ajena ( es decir si todostenemos todaví­a alguna esperanza de que quizá no somos siempre malvados ) y si alguno de los dos jugadores juegan la estrategia que propongo me parece que existe un equilibrio de Nash en el que nadie tiene pistolas y, por lo tanto, nadie se suicida. También existirá el otro equilibrio, el que parece obvio; ese en el que todo el mundo tiene pistola, todo el mundo la desenfunda y la usa contra el vecino.

Si existiedo mi equilibrio alguien prefiere el otro ¿qué hacemos?. Lo único que podemos hacer los demás es tratar de explicarle que hay otro mejor y que es alcanzable. Lo peor es que no lo entienda pues entonces quizá nos veamos abocados a varios suicidios seguidos hasta que se dé cuenta. Pero bueno, la estupidez no forma parte de la teorí­a de los juegos o sea que, en ese contexto, no deberí­amos preguntarnos por esas cosas.

Nada de lo anterior es una broma retorcida propia de un pacifista o de un moralista. Si se lo pareciera deberí­an tratar de desmontarla para lo cual enfrentan una disyuntiva. O bien me demuestran que mi análisis es incorrecto o bien me explican que la teorí­a de los juegos es, en sí­ misma, una broma. Incluí­da, claro está, la teorí­a de los juegos que implí­citamente se utiliza muy a menudo por los analistas geoestratégicos.

Si mi análisis no es incorrecto, estos analistas geoestratégicos deberí­an revisar su arsenal de instrumentos y ponerlos al dí­a y, en cualquier caso, no desenfundarlos con ligereza. Si, por el contrario, mi análisis fuera incorrecto yo haré mutis por el foro, el equivalente de pegarme un tiro en la sien.

«¿Desenfundar la pistola?» recibió 0 desde que se publicó el Jueves 14 de Septiembre de 2006 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] recuerdo algo extraño que escribí cuando fueron enviados y como una especie de contestación a un artículo de Emilio Lamo de Epinosa en […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.