Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Democracias feudatarias

Con este título escribía este lunes un artículo de opinión Loretta Napoleoni, la experta en finanzas terroristas, un trabajo que me ha hecho pensar en el post reciente de David de Ugarte en en el que llamaba la atención sobre el desvanecimiento del estado (pos)moderno debido a la delegación de la violencia en manos privadas como único medio de seguir mandando por parte de aquellos que no se resignan a perder el poder, pero no pueden mantenerlo ante la proliferación de enemigos. El caso de Michoacan es especialmente revelador

¿Cómo encajar todo esto en mis viejas ideas sobre la proliferación de Estados en un mundo global?. Quizá haya que añadir a las razones aducidas en aquellos momentos que el Estado (unitario) ya no es tan buen negocio y a partir de ahí volver a mirar al Estado feudatario.

En este punto hay que volver a un argumento conocido. Sabemos que el crimen es más ágil que la burocracia y se expande con facilidad cuando abres fronteras como ocurre en la globalización. Para evitar la generalización de las mafias solo cabe la colaboración sincera entre verdaderos demócratas y esto se logra más fácilmente con muchos pequeños Estados. ¿Por qué? Pues porque el coste de oportunidad de colaborar es pequeño. Y lo es por la competencia entre Estados numerosos y pequeños hace muy dificil tratar de aprovecharse no colaborando y convirtiéndose en mafias oficiales. A esto ayuda la necesaria burocratización de las mafias correlativa con su posible generalización.

Volviendo a Napoleoni podemos completar su exposición diciendo que Bush fracasó junto con todos los mafiosos que le rodeaban (según ella) porque Cheney no podía con la coordinación entre ellos a pesar de que aparentemente debería haber sido fácil centro del propio Estado unitario. Y es que de hecho es más fácil la coordinación entre estados pequeños que la que debería darse entre mafias de un solo Estado a fin de que merezca la pena socavar dicho Estado.

A esto podríamos añadir lo tantas veces repetido, que capturar a un Estado grande de una vez es más apetecible y más facil que lograr el mismo control a través de la captura de muchos Estados pequeños.

No cabe más que concluir que la idea de la proliferación de Estados es hoy una buena idea con la que Europa tendrá que enfrentarse si quiere seguir caminando hacia una cierta unificación política aunque sea solo confederal.

No es este un tema falaz ni se limita a un nacionalismo barato. No se le puede tratar como ha tratado la prensa nacional al referendum de Arenys de Munt

«Democracias feudatarias» recibió 1 desde que se publicó el Martes 15 de Septiembre de 2009 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] es de extrañar. Como recordaba Juan Urrutia estamos ante el desvanecimiento del estado (pos)moderno debido a la delegación de la violencia en […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.