Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

De paraguas,faros y guías

Los «beacons» son marcas en el camino y nodos de la red de la sabiduría que nos obliga a encaminar nuestros pasos hacia cualquier lugar que no esté muy lejos, como mucho a seis pasos…

faro de las Arenas Vizcaya

Acabo de pasar casi una semana en LA (Getxo) y la presencia del mar, las fiestas locales del fin del verano y la exploración de las novedades de la vecina Bilbao me han tenido muy atareado. Sin embargo los paseos me han traído como siempre muchos pensamientos que me llenan de estupor y dan una aparente sabiduría.

Traté de recuperar la memoria de nuestro primer hogar, bien efímero por cierto, pero el recuerdo de la bajada cada mañana desde nuestra casa a las faldas de Santuchu hasta el minibus de la estación de Atxuri, persiste siempre en mi memoria como el comienzo de un día que me retendría en la Universidad de Deusto en un primer trabajo como editor de aquel estudio sobre la riqueza nacional de España que me entretuvo hasta que, por fin,llegó el momento loco de ir a la tierra prometida. Así que llegué en tranvía (ya no hay minibuses) a esa estación, crucé hasta la plaza del Covento de la Encarnación y me apresté a subir aquella cuesta en que consistía «El Camino del Bosque», hoy Basobide y me encontré con la sorpresa de no poder encontrar nuestra casa ya destruida y sustituía por todo un barrio nuevo con un precioso parque y una magníficas vistas hacia Miribilla.

Descendí tristongo por la pérdida de un trocito de pasado y desde la plaza me decidí a adentrarme por la calle Encarnación y es ahí donde salto la sorpresa. Es la calle más oscura que conozco; pero eso no evita que no notes la ropa tendida. Tengo un buen amigo y distinguido snob intelectual que afirma que su snobismo tiene como único límite esa ropa tendida que no puede soportar. Pensé que tengo que pasearle por esta calle en la que la ropa está tendida en cada piso de cada portal, pero con una diferencia pues toda ella está cubierta por una especie de paraguas que más bien llamaríamos sombrilla si no fuera porque semejante senda jamás vio el sol. Bilbao sigue innovando sabiamente pues no es sino sabiduría saber cambiar el uso de las invenciones e innovaciones.

to the lighthouse virginia woolfAnte el relativo fracaso de esta expedición tomé el metro y volvía LA y mi mente se abrió a un edificio delante del cual he pasado cien mil veces y jamás lo he visto. Se trata del centro de salvamento para accidentes marinos y exhibe un precioso faro que no parece que hoy tenga mucho uso hoy en un extremo del ese nuevo Puerto Deportivo del Abra que no acaba de cuajar como sitio de recreo especialmente por parte de aquellos que, como yo, utilizábamos esa parte del Abra para el baño de tarde, una vez hecha la digestión. Sentí que quiero vivir ahí, en esa casa que fue faro en activo.

Y es que los faros son sagrados. Los pintores los pintan sin tregua, las películas los presentan siempre como lugares extraordinarios y la literatura se hace eco de su secreto significado tal como es el caso de Virginia Woolf en esa gran obra llena de sabiduría nada serena que es «To The Lighthouse». Y son, desde luego, guías que nos indican los pasos a seguir entre ese lugar y el siguiente, ese al que llegaremos y nos volverá a indicar la nueva dirección a seguir. Son pues los faros lo que en inglés se llama «Beacon» una palabra distinta que no poseemos en castellano.

Los «beacons» son marcas en el camino y nodos de la red de la sabiduría que nos obliga a encaminar nuestros pasos hacia cualquier lugar que no esté muy lejos, como mucho a seis pasos de distancia. Pero ya sabemos que nadie está más lejos que a seis pasos de distancia de forma que nunca la sabiduría está lejana.

«De paraguas,faros y guías» recibió 4 desde que se publicó el lunes 21 de septiembre de 2015 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. @juan Precioso post y que buena la referencia al «beacon».

    El «beacon», el destello que ves en el mar de la luz del faro, es en el inglés similar la metáfora del espejo en español («espejo de virtudes»), pero tiene un matiz: es intermitente, discreto en vez de continuo. En el espejo te enfrentas al reflejo tal cual es y de una. La señal del faro es un punto y entender donde estas es «unir los puntos».

  2. @david @juan Me ha dejado tiritando de emoción la relación de la teoría de los seis grados con la sabiduría (y no con el conocimiento, que es lo habitual). Me ha dejado con la sensación que tengo que revisar muchas ideas preconcebidas…

  3. RT @antonio @david @juan Me ha dejado tiritando de emoción la relación de la teoría de los seis grados con la sabiduría (y no con el conocimiento, que es lo habitual). Me ha dejado con la sensación que tengo que revisar muchas ideas preconcebidas…

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.