Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Culture wars II:nudo

Los esfuerzos partidistas por derivar de sus principios la postura a adoptar en estos asuntos transversales y propiamente culturales son patéticos pues no es posible hacerlo. No es que haya un toerema que lo demuestre; pero me parece que un poco de retórica basta para admitirlo.

Ser de derechas no significa ser corrupto o capturador del regulador; ni tampoco tragarse el revisionismo histórico, ni recelar de las nuevas tecnologí­as, ni ser antiabortista, o ser homófobo, jacobino centralista o retardatario cientí­fico, o ser teista o enfocar las relaciones internacionales con realismo cí­nico y la lucha antiterrorista a partir de principios inamovibles. Entre los de derechas (o que así­ se consideran), las opiniones sobre cada uno de estos asuntos están, como es natural, divididas.

Lo mismo se podrí­a decir de las izquierdas (o de los que se consideran como parte de ellas). Y sin embargo y a pesar de esta simetrí­a, parece haber unanimidad en pensar que son las izquierdas las que han perdido sus señas de identidad y se han convertido en meros atrapadores del poder. Los que así­ piensan añaden que las izquierdas acabarán teniendo un problema cuando la derecha acabe recomponiendo su agenda porque, hoy por hoy, las izquierdas lo único que aportan es una agenda incoherente que precisamente por ello agrupa a la de los grupos organizados según el principio cultural. Por lo tanto los abortista, los nacionalistas secesionistas, los pactistas o buenistas o los poco religiosos, así­ como los que no pueden corromperse por falta de oportunidades o los cientí­ficos o intelectuales, tenderán a ser de un partido de izquierdas, precisamente por la incoherencia de su ideologí­a o, dirán otros, por su falta de principios.

La lucha partidista ya no es por unas reformas o mejoras, por hacerlas o no hacrlas, o hacerlas de esta manera o de esta otra; sino por engatusar a la mayorí­a de los disidentes de todos los dogamas. Y, siendo esto así­, no es de extrañar que se de la famosa polarización. Esta siempre se darí­a a no ser que la posición sobre alguno de los asuntos culturales se coma a todos los demás. Esto es lo que ocurre con los partidos nacionalistas. Si uno es abertzale radical, por ejemplo, la posición ante el aborto, el feminismo, la homosexualidad o lo que sea, deja de tener importancia frente a la reinvindicación de la autodeterminación. Si, como otro ejemplo, uno cree en la lucha de clases pasa lo mismo excepto que, en este caso, se siente uno más impelido, supongo, a derivar conclusiones sobre cualquier tema de los que llamo culturales y ello simplemente por el hecho de que uno cree estar en algo cientí­fico, en este caso el socilismo cientí­fico. No hay un partido feminista; pero si lo hubiera quizá se desentendiera de otros temas. Lo mismo pasarí­a si hubiera un partido cintifista: pasaraí­a de otros asuntos que considerarí­a menores.

Y todo esto tiene consecuencias sobre las que algo diré en la tercera entrega de esta pequeña serie sobre las culture wars

«Culture wars II:nudo» recibió 0 desde que se publicó el Sábado 2 de Diciembre de 2006 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.