Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Creatividad

La palabreja se las trae y nos acosa con su omnipresencia. En un mismo dí­a me ocuren varios shocks en relación a la creatividad.

Juan Pérez Mercader me cuenta que está harto de la cultura del paper y me deja de un aire. Supongo por el contexto que lo que repudia es la atmósfera intelectual enrarecida que se crea alrededor de esa manera tan humilde de cooperar a la ciencia con notas sobre notas sobre… una idea que alguien tuvo en un pasado casi remoto.

Recuerdo que hace ya muchos años dije en algún lado: “la ciencia está matando la conversación”. Y con ello querí­a decir exactamente lo mismo que Juan quiere decir cuando muestra su hartura con la cultura del paper, que a partir de una cierta edad ya solo estamos para ideas seminales (para tenerlas o para degustarlas) y que esas ideas realmente originales, de las que no podemos esperar tener más de dos o tres en una vida, y ello con suerte e inspiración, nacen en la conversación relajada de una coffee-room y dificilmente en el paper rutinario aunque no por ello fácil.

Ese mismo dí­a leo en algún periódico la reseña de la intervención, en un congreso celebrado en Sevilla, de un urbanista inglés llamado Peter Hall (nada que ver con el director teatral). Creo entender que dijo que no se pueden separar la innovación tecnolólgica y la artí­stica. Y supongo que tiene razón si pensamos que para innovar hace falta la creatividad, es decir ser capaz de ver las cosa de otra manera, justo lo contrario del sentido común.

Pero es que, además, ese mismo dí­a reparo en un anuncio que aparece en un peródico económico y que hace propaganda de una compañí­a financiera, N+1, mediante la sabia mezcla de palabras clave como gestión de patrimonios, gestión alternativa y la private equity.

Siempre he defendido que los banqueros de inversiones son un ejemplo de creatividad pues son capaces de ver lo mismo de otra manera, lo crucial en el proceso creativo. Sus creaciones son novedosas y aunque nada nuevo en lo profundo siempre tienen algo de nuevo para alguien. Desde Black, Scholes y Merton la economí­a financiera ha sido la rama más innovadora de la Economí­a.

Y estos tres shocks me retrotraen al bricolage y la busca barojiana, a lo que los americanos llamarí­an scavengers, es decir a los traperos que con lo desechado saben hacer cosa útiles o instrumentos que funcionan. Sí­, en la promiscuidad hay mucha creatividad; pero lo que hoy querí­a decir es que yo y quizá mucha más gente darí­amos años de vida a cambio de tener, comunicar y luchar por una idea realmente seminal, realmente original, realmente sin antecedentes.

«Creatividad» recibió 0 desde que se publicó el Lunes 4 de Junio de 2007 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] o lo uno o/y lo otro con más o menos rectitud. Solo nos salva de nosotros mismos el gusto por el bricolaje, el amteurismo y la chapuza. ¡Chapuceros del mundo, […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.