Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Conversación y mercado

En la contraportada de EXPANSÍON del lunes 11 de septiembre, Carlos Rodriguez Braun ofrecí­a su columna semanal con el tí­tulo de El fin de la convesación. Hací­a uso del libro de Stephen Miller ( Conversation. A history of a declining art ) para hacer un paralelismo entre la conversación y el mercado: los progresistas abiertos al libre mercado serí­an los buenos conversadores que no imponen ni su voz ni sus opiniones.

En este contexto CRB va un paso más allá y parece afirmar que ambas nociones se implican lógicamente en alguna de las dos direcciones posibles. En efecto, según dice Carlos que dice Miller la situación americana actual ilustra no solo un entusiasmo ingenuo por la comunicación, sino también la “hostilidad general a la conversación y, lógicamente, al mercado”.

Esta frase feliz parece implicar que el mercado incluye la conversación ya que si no fuera así­ podrí­amos odiar la conversación y sin embargo ser partidarios del mercado sin violar ninguna lógica. Pero esta implicación no me parece cierta. No creo que mercado y conversación tengan nada que ver.

Creo que los diferencia las maneras. En una buena conversación no cabe, tal como ya he insinuado, la persecución del monopolio de la palabra porque esa actitud acabarí­a con la conversación tal como la entienden Carlos y Miller. En cambio todas las maravillas del mercado proviene precisamente de la persecución insaciable, grosera y ruda de las ventajas del monopolio, persecución que cuando se efectúa por todos a la vez resulta en una asignación de bienes muy satisfactoria.

El mercado es pues como una conversación en la que todos se quitan la palabra unos a otros. En cambio la conversación es como mun mercado en el que nunca pasa nada y todo funciona de manera suave simplemente porque no hay competencia.

En una conversación en la que no haya competencia no aparecerá nada nuevo. En cambio, en un mercado la innovación es el grosero instrumento mediante el cual cada uno pretende quedarse con más que los demás. No hay mercado realmente competitivo sin innovación.

Otra cosa distinta es la conversación cientí­fica que es una noción que se suele asociar a la interpretación del quehacer de la ciencia como retórica. Aquí­ sí­ que hay competencia y rudeza en las formas aunque se mantengan las reglas del juego. O sea que aquí­ sí­ que podrí­amos hablar del mercado de las ideas. Ya se ha hecho y quizá algún dí­a podrí­amos hablar de ello. Adelanto, sin embargo, que tampoco me parece una buena analogí­a

«Conversación y mercado» recibió 0 desde que se publicó el Jueves 21 de Septiembre de 2006 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.