Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Continuidad y Macro

La Macro es susceptible de explosiones imprevistas precisamente por no poder tener en cuenta la discontinuidad de los fenómenos económicos; quizá sería mucho mejor no separar la Macro de la Historia Económica en la enseñanaza universitaria.

Desde hace muchos años a menudo me encuentro en la necesidad de explicar a gentes ajenas a la profesión porqué, en mi opinión, los modelos agregados de equilibrio no pueden dar cuenta de fenómenos que solo se pueden entender a partir de modelos en desequilibrio tal como explico aquí. Sin embargo este fenómeno no es la única posible explicación de los «fracasos» de la Macroeconomía. Las formas de agregar también están ahí junto con otros muchos fenómenos complejos. De entre todos ellos la falta de continuidad de la realidad macro agregada parecería enfrentar el supuesto de continuidad de los modelos más o menos canónicos.

Pero hasta muy recientemente no he encontrado una explicación bonita y convincente de la importancia de este supuesto de continuidad. Pero hace un par de días al empezar mi paseo diario que, aunque médicamente recomendado, no deja de estar en el origen de muchas de mis fantasías y mis ideas, noté que el deambular me había proporcionado una posible explicación sencilla de los efectos radicales de las discontinuidades. Siempre he paseado, pero el hecho de que odie la naturaleza me ha distanciado siempre de personas como Walzer por mucho que haya leído su libro, (El Paseo) varias veces y conozca parte de su obra. Mis paseos me han servido básicamente como una prolongación de mi análisis psicoanalítico,lo que los convierte en una aventura rara que empieza a darme miedo por los despistes propios de los ruidos ciudadanos que un día me pueden colocar bajo las ruedas de un autobús.Pero hoy ha sido distinto y mi mente se ha abierto directamente a un problema bien definido que está ahí fuera de mi mente.

Al poco de salir de casa camino de la sesión de fisioterapia, he cruzado una calzada generalmente desierta pero que hoy acogía a otro señor que arrastraba tras de sí una maleta de ruedas que, al desplazarse sobre le asfalto escasamente pulido, producía un sonido poco frecuente. Y por primera vez el paseo me ha servido no de intermediación entre una parte de mi cerebro y otra sino como una interrelación entre mi cerebro y la realidad. Como la maleta solo se desplazaba y rodaba cuando el señor adelantaba su posición, el ruido que producía era discontinuo.

Empezando por el ruido del arrastre de una maleta en el inicio del andar de hoy, algo que es sonoramente discontinuo de la misma forma que nuestro andar lo es, me he dado cuenta que modelar nuestro andar como continuo podría ser peligroso lo mismo que podría serlo el arrastre de la maleta. Este arrastre discontinuo puede sortear una bomba disimulada en el asfalto en un envite y hacerla explotar en el siguiente. En efecto, el señor de la maleta podría esquivar la bomba al adelantar el pie izquierdo apoyándose en el derecho y luego toparse de lleno con ella al adelantar el pie derecho apoyándose en el izquierdo.

Pues con la Macro pasa algo así. Es susceptible de explosiones imprevistas precisamente por no poder tener en cuenta la discontinuidad de los fenómenos económicos. Recordemos el viejo modelo de crecimiento de Solow que está modelado como continuo y pensemos en un posible fenómeno a explicar. Por ejemplo el período de transición entre una trayectoria y otra, alcanzada esta última, parecería ser, por un salto en cualquier parámetro como, digamos, la tasa de crecimiento poblacional o la tasa de ahorro. La expresión «parecería ser» encubre la trampa de la Macro. Este período de transición será más o menos largo dependiendo de otros fenómenos que podrían surgir durante ese período de transición. Y esta fase de transición solo se puede estudiar en modelos de desequilibrio que no ocultan la discontinuidad del movimiento de la maleta y por lo tanto, de la posible modificación de ese rodar en el asfalto.

Todo esto me lleva a pensar que esto no puede ocultarse a los estudiantes de Macro, o a los meros interesados en sus enseñanzas o a los periodistas que tratan de hacerse eco y entender los fenómenos que la opinión pública cataloga como macroeconómicos. Y que, en consecuencia, quizá sería mucho mejor no separar la Macro de la Historia Económica en la enseñanaza universitaria.

Pero más importante todavía es que, en la enseñanza, es crucial el pasear, el dejar que la mente vuele sola sin instrucciones de vuelo.

«Continuidad y Macro» recibió 1 desde que se publicó el Viernes 27 de Enero de 2017 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] porque es muy bella y muy conocida. Más bien porque nos permite distinguir entre la continuidad, de la que escribía hace unos días, y las diferentes formas de ruptura de esta continuidad. Y esta genialidad musical me hace ver que […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.