Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Complicaciones inesperadas

El asunto del bañador 5 se complica y lo hace por caminos insospechados.

El más simple e inocente de estos caminos es que no encuentro a la rubia que me acercó el bañador sin pernera y con colores que me suenan a algo que no logro recordar.

Pero, por otro lado, el bombardeo de los pistófilos creditófagos que se puede ver aquí y aquí, aunque muy de agradecer en un sentido, me ha empezado a resultar sospechoso pues sus expresiones en alemán me dan miedo, un miedo no fácil de concretar, difuso y no del todo separado del aspecto físico de la aparente funcionaria de correos que me trajo el bañador en un sobre de correos cuyo origen no puedo discernir claramente y que tenía cierto aspecto parecido al de Marlene Dietrich.

Sin embargo lo peor ha sido lo de la corriente eléctrica. Se ha ido inesperadamente y nos hemos quedado “encerrados dentro” pues la puerta de la casa, tanto para el coche como la más estrecha para personas, no se podían abrir pues van con electricidad sólamente. Aprovechando un momento en que la corriente parecía reestablecida, hemos sacado el coche para ir a un cajero de la Caixa a recojer unas entradas para el concierto del sábado de Miguel Poveda. En mala hora. No habríamos estado fuera ni una hora cuando, a la vuelta, hemos descubierto que la corriente se había cortado otra vez de forma que nos encontrábamos “encerrados fuera”. Finalmente una vecina, sospechando de ese coche aparcado en un sitio insólito, nos ha reconocido y nos dejado una escalera. A mi edad, me he jugado el tipo escalando mis propios muros, ayudándome también con el limonero, a fin de encontrar y arreglar un buen camino para Marisa. Hemos conseguido entrar y a tientas hemos picado algo frío aunque no mucho pues, desde luego, tampoco funcionaba el frigorífico.

La luz ha llegado después de un par de horas y solo ahora puedo dar cuente de esta aventura que sospecho no es casual. Alguien me quiere decir algo y no sé qué pueda ser.

«Complicaciones inesperadas» recibió 9 desde que se publicó el Lunes 9 de Agosto de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. La persiana ausente dice:

    Quedarse encerrado fuera debe ser terrible, mi más sincero pésame…

  2. Swatie dice:

    Si quiere seguir explorando a los ppcc le sugiero que comente la noticia de El Economista de ayer que habla de que el 95% de los planes de pensiones pierden dinero a largo. La visión de los economistas-lot al respecto es francamente interesante.

  3. Juan Urrutia dice:

    Sí, es terrible aun en el caso de que sepas que si saltas los muros te encontrarás con una persiana ausente lo que te permitiría romper el cristal y entrar en tu casa.

  4. marcelo del campo dice:

    Encerrarse fuera y encerrarse dentro me recuerda a la Curva de Jordan. Algo de lo más sugerente, particularmente si existe un mecanismo externo que te arroje a un lado u otro del universo.

    Lo que no imaginaba es que la frontera pusiese vencerse a base de escalar murallas y vencer vertigos, pero tal vez ese sea el principio de una nueva lectura de los cuentos infantiles populares.

    La pregunta que resta es; ¿existio beso a la princesa?.

    Esperamos con interes proximas entregas!.

  5. juan urrutia dice:

    Estimado Marcelo. Esto no es una broma. Temo que la red germanófila tenga que ver con Expansión por lo de los colores corporativos y porque este periódico no pàrece querer publicar mi último artículo, el correspondiente a agosto.No me atrevo a salir de casa y tengo los nrvios destrozados. ¿Quién dijo que sentí vertigo? Y ¿cómo se puede andar cn besitos a princesas cuando creo que me están chupando los datos personales de mi correspondencia? Perdona mis suspicacias, pero se va la luz cada vez que trato de salir de casa.

  6. Juan Urrutia dice:

    No y de ese Sr. tan famoso solo recuerdo las palabras y las lágrimas del androide:”Yo he visto…… “Y eso, no enla novela esa de si sueñan las ovejas eléctricas con no sé qué , sino en la maravillosa película de Ridly Scott si no recuerdo mal.

  7. juan urrutia dice:

    Swatie ¿Podríes mandarme un enlace?

  8. Juan Urrutia dice:

    Fantástico!Los chinos siguen siendo para mí lo Umheimlich

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] y los truenos fueron casi constantes y la luz eléctrica se iba y volvía sin ninguna prisa. Si una vez hace años nos quedamos encerrados fuera ayer corríamos el peligro de no poder salir pues la puerta para el coche funciona con electricidad […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.