Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Compás de espera

Justo después de colaborar a organizar un workshop sobre Economicas and Language y de disfrutar de las muchas y preciosas comunicaciones y lecciones magistrales que allí­ se expusieron, me enredé con el asunto de Art Finance que me inspiró los últimos posts de este blog.

Después de haber asistido a una especie de seminaro previo a la inaugurací­on de la exposición en la Casa Encendida, asistí­ a la comida conmemorativa del 20 aniversario de EXPANSION y fue allí­ donde comenzó una imparable hemorragia nasal nada apropiada para la ocasión.

A la salida tomé apresudaramente un taxi y me gasté una pasta para acudir a la lejana consulta de mi médico de cabecera. Tení­a casi 20 de tensión arterial y, por seguna vez en mi vida, me pusieron la pastillta de nitroglicerina ( ¡vaya por Dios!) debajo de la lengua y me retuvieron hasta que la presión arterial cedió.

Desde entonces paseo, como sin sal, no bebo y procuro no estresarme poniendo orden en mis compromisos intelectuales. Así­ que estoy sereno, medicado y aburrido. A veces pienso que esto de la tensión es como la inflación según Keynes. Es más sano el equilbrio del nivel de precios; pero todo lo interesante de la vida ocurre en épocas inflacionarias. La alagrí­a que generalmente me da vivir y que creo y espero poder contagiar, a pesar de algunas siniestreces que escribo de vez en cuando, se debe a mi hipertensión. Y una vez regularizado me siento soso.

A pesar de ello he disfrutado mucho de una Escuela de Verano en San Sebastián dedicada la Nueva Filosofí­a de las Ciencias Sociales y me he divertido con una explicación esotérica de porqué hay que ser un poco nacionalista para llegar a ser un verdadeero y auténtico liberal, una pequeña provocación que insinué en los cursos de verano de El Escorial.

Espero recuperar mi genuino espí­ritu pantagruélico aunque adelgace 5 kilos más de los 6 que ya he adelgazado. Pero mientras tanto tengo la intención de utilizar este blog para poner orden en la infindad de ideas que esta actividades, recibidas como si fueran la extremaunción, han incubado en mi mente.

Pero esto será a partir de mañana. Después de un desayuno de pan sin sal, aunque con aceite, y una triste frutita.

«Compás de espera» recibió 0 desde que se publicó el Viernes 21 de Julio de 2006 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.