Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Comentarios sobre filantropía: el porqué (cont.)

Decí­a que el porqué, en mi opinión, se entendí­a muy fácilmente. Con una actividad filantrópica continuada lo que se persigue es fundamentalmente crear mercados.

Sin embargo esto no es lo que se dice normamente en la prensa diaria que últimamente le dedica a este asunto una atención inusitada.

Se dice que es el ego, es decir, la necesidad de diferenciarse. Unos tienen yates, otros se entregan apasionadamente a cultivar la vid y otros hacen filantropí­a a traves de una fundación que lleva su nombre como lo podrí­a llevar una botella de vino con denominación de origen.

Esta motivación para la filantropí­a no parece descabellada, especialmente si la extendemos un poco y hablamos no solo de ego sino de una forma desesperada de deseo de no morir y de dejar al menos tu nombre. No será ego; pero se le parece mucho. Es como si mi ego se hinchara hoy imaginando que la imagen que tendrán de mí­ es la que quiero que tengan, aunque no vaya a disfrutarla después de muerto.

Cuando la filantropí­a se ejerce en el contexto empresarial, se suele justificar como una devolución a la sociedad de lo que ésta ha dado a esa empresa. Nunca he entendido este argumento. Si se quiere devolver algo es que nos lo hemos llevado o, si pensamos en la famosa R.S.C., que debemos atender a los stakeholders de nuestra empresa. Sea una u otra la explicación del deseo de devolución, me parece tramposo.

Haber cobrado menos en su momento o presionar para que cambie el gobierno de la empresa incluyendo a todos los stakeholders parecerí­an las reacciones más explicables. Creo que la filantropí­a empresarial es simplemente una forma de hacer crecer el valor de una marca.

Un amigo, Fernando Fernández, se reí­a el otro dí­a de los que creen que la filantropí­a es publicidad encubierta y no me dio tiempo a preguntarle por qué le parecí­a algo erróneo o risible. Lo tomaré como un signo claro de que hoy se admite que hay una especie de genuina fraternida en la filantropí­a. Nadie soy para negarlo; pero el principio de generosidad no me parece un fundamento serio para entender el fenómeno.

Aunque necesitarí­a más tiempo y más espacio para explicarlo me parece que mi idea inicial sigue siendo correcta con una pequeña variación. Cuando la empresa de uno, o uno mismo, se mueve en la economí­a del conocimiento la lucha no es simplemente en el mercado sino por el mercado, dada la potencia del efecto-red.

Esto deberí­a ser obvio si uno piensa que el mercado de uno mismo es el mercado de mi propia obra. Por ejemplo el mercado de posts de Juan Urrutia. Y para quedarse con el mercado no basta con introducir nuevas mercancí­as, sino que hay que dificultar la entrada ajena en ese mercado que, en principio, admite sucedáneos y productos sustitutivos, más allá de la protección natural que ofrece el efecto-red. Por si acaso hay que reforzar ese efecto delineando atractivamente la comunidad identitaria que se asocia a la marca. Y ser filantrópico es una manera de hacerlo.

Y así­ acabo con el porqué de la filantropí­a. Seguiré con las otras preguntas que me planteaba al iniciar esta miniserie.

«Comentarios sobre filantropía: el porqué (cont.)» recibió 0 desde que se publicó el Sábado 20 de Enero de 2007 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] mis notas sobre la filantropía. Recordemos cuáles eran las intenciones de esas notas.Primero era el porqué de una actividad tan rara. Luego tocaba preguntarnos por la forma fundacional y, finalmente,  por […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.