Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Cioran

Agotado fí­sica y psiquicamente tomé el viernes pasado, a partir de las 6 de la tarde, como el principio de una cura. Para la lasitud fí­sica nada como un paseo y para el atoramiento psiquico nada como ir de librerí­as. Así­ que me lanzo a visitar alguno de estos establecimientos, bien conocidos, bien nuevos para mí­, con el pretexto de encontrar un determinado libro para el club de lectura de mi mujer.

Entre montones de caprichos que no sé si me puedo permitir, me topo con un libro de Cioran (Desgarradura, Marginales, Tusquets editores, 2004, traducido por Amelia Gamoneda) que no estoy seguro si es nuevo en España o es una nueva traducción de algo ya publicado en aquella época en que se tradujo casi todo gracias, dirí­a yo, a Fernando Savater.

Lo abro como sin interés y me topo con este aforismo:

La verdadera elegancia moral consiste en el arte de disfrazar las victorias de derrotas

Y de resultas de esta idea recuerdo esa frase invertida que disfruto pronunciando y que repetí­ en la celebración del 5 º aniversario del IEP ( Instituto de Economí­a Pública):

De derrota en derrota hasta la victoria final

Naturalmente que la frase está invertida porque el original dice, como pariodando la ridiculez de los belicosos, que ellos van sin duda:

De victoria en victoria hasta la derrota final

Pero Cioran no distingue o privilegia ningún final y eso me ha hecho pensar. Sí­ que me parece elegante disfrazar de derrotas las victorias, pero toda la elegancia se disipa de repente si cantamos victoria en nuestras Memorias o en el lecho de muerte cuando lo único que nos consuela, en uno y otro caso, es haber tenido razón.

Pero si el final es una derrota, y ¿ qué otra cosa podrí­a ser?, no hay manera de disfrazarla de victoria disfrazada de derrota.

Fin

«Cioran» recibió 0 desde que se publicó el Domingo 30 de Marzo de 2008 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. kueli dice:

    Una noche al pasar por el parque, cuando volvía hacia su casa desde la
    universidad, cuatro encapuchados asaltaron a Matthew Henry, un teólogo
    inglés que vivió a caballo de los siglos diecisiete y dieciocho. Esta es
    la plegaria que dejó anotada en su escritorio antes de acostarse:

    “Señor, hoy fui asaltado
    Y se me ocurre que debo agradecerte varias cosas.
    Primero quisiera agradecer
    que nunca me hayan asaltado antes,
    lo que un mundo como éste
    es ya es casi un milagro.
    En segundo lugar, quiero agradecer
    que se llevaran sólo mi billetera
    que, como siempre, apenas contenía unos peniques.
    También te agradezco que no estaban conmigo
    ni mi esposa ni mi hija,
    que se hubieran asustado mucho
    Y también que, afortunadamente,
    no me lastimaran en ningún sentido.
    Finalmente, Señor,
    quiero agradecerte muy especialmente
    haber sido al que robaron.
    Y no el que robó.”

    Visto así, ¿qué es una victoria?

  2. kueli dice:

    Deja aquí tu comentario o nota. Se publicarán los más interesantes e intentaré responder por correo los restantes. Los amigos también podéis dejar notas personales, avisando eso sí, de cuales son publicables y cuales no. En ningún caso aparecerán publicados comentarios anónimos, insultantes o con direcciones de email falsas. (Borra todo esto para dejar tu comentario)

  3. kueli dice:

    Juan, por favor cambiame la útlima frase por esta otra.
    Visto así, ¿qué es una victoria? y ¿qué es una derrota?

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] ya recogida como comentario al post sobre Cioran; pero creo que, como asi todos los de Kueli, merece der singularizado. Así lo hago. Una noche al […]

  2. […] y dramaturgo. Creí que yo era el único que le conocía; pero en mi última razzia de libros de la que ya dí cuenta, topé con una crónica suya sobre Nueva York con la que arramplé sin pensarlo dos […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.