Desde mi sillón

Un blog de «El Correo de las Indias»

Grupo de Cooperativas de las Indias

LXX: Chantal Mouffe y mi toma de posición

Es posible que me vaya acercando a una postura que me permita no retirarme del todo a base de esquivar las contradicciones para poder dedicarme al placer y, al mismo tiempo, apoyar con discreción posturas que puedan parecer extremosas pero que merecen nuestro espíritu conservacionista más que el lince ibérico.

Chantal MouffeLa red española de filosofía anunció dos charlas de Chantal Mouffe en Madrid. No pude acudir a la primera en la UAM pero sí a la segunda en el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales el pasado viernes a una hora a la que los «mayores» ya tienen su plan de viernes establecido. Así que me encontré entre jóvenes latinoamericanos, seguramente miembros de un mismo grupo conectado con algún centro de esa región relacionado con la UAM, preparado para escuchar la segunda conferencia de Mouffe: «Democracia y representación: el desafío de los movimientos sociales».

Para hacer una recesión de su conferencia hay que jugar con conceptos como postmarxismo, democracia liberal o representativa frente a democracia presentista, hegemonía, antagonismo o agonismo, etc. que no estoy seguro de utilizar de manera totalmente correcta pero que pueden examinarse indirectamente en esta entrevista. Para saber de qué democracia estaba hablando distinguió entre democracia liberal (que pone el énfasis en la libertad) y democracia social (que enfatiza la igualdad). Ella se decantó por la segunda en ese momento aunque a lo largo de la conferencia reconoció que no hay razones sustantivas para sostener esa diferenciación como si esos dos valores fueran incompatibles. Yo tiendo a creer en su compatibilidad aunque estos años de crisis pueden hacer pensar en un guerra sorda entre una y otra.

Pero esto era solo el principio pues el objeto de la charla era el encajar en una democracia radical y plural los movimientos sociales que tanto han sonado en los últimos dos o tres años. Fue interesante escuchar por parte de una politóloga reconocida que no son homogéneos, introduciendo aquí las diferencias pertinentes no solo entre los correspondientes a la primavera árabe y los occicdentales y, dentro de estos, los griegos por ejemplo de los estadounidenses del movimiento Occupy. Y que el único posible trazo común no sería tanto las redes sociales, sino la televisión. De acuerdo; pero eché en falta que, fuera cual fuera la idiosincrasia de cada uno, no se fijara en el conocimiento común que proporciona la ocupación de espacios públicos.

También parecía ser una introducción la distinción que sobrevoló entre democracia representativa democracia presentista, siendo esta última conceptualizada por alguien cuyo nombre no pillé, y que pondría el énfasis en la participación de todos en todo momento. No le gustaba a la Mouffe esta última seguramente por un problema de puesta en práctica, pero yo ahí ya me desenganché un poco, pues si empezamos por hablar de lo imposible como lo inefable entonces mejor nos callamos. Me quedo pues con la democracia representativa aunque un poco de mala gana y solo a efectos de seguir con la reseña y, sobre todo, con la exploración de mi posición en estos asuntos en los que no se suele reflexionar a menudo o por lo menos yo no lo hago.

En estas condiciones lo que yo quería aprender es por donde va hoy ese postmarxismo que se va construyendo y que a veces parece como si fuera la única alternativa un poco culta y un poco radical. Pues, por lo que entendí, en el mundo en el que nos encontramos, antes de retirarse completamente de la problemática sociopolítica esperando, como Hard y Negri, que la multitud acabe por hacer que su peso cuente y actuar así de alguna forma, ella prefiere actuar siguiendo alguna idea Gramsciana. Aquí me quedo un poco pasmado pues entre el withdrawal from y el compromise with yo no estoy seguro de lo que sería mejor a efectos de cambiar todo o cual de las alternativas me hace sentir un pelín más de entusiasmo. O sea que sigo tratando de repensar lo que oí sin decidirme todavía.

Sí, de hacer algo y no abandonarse a lo que haya de ser me gusta la idea de luchar contra la hegemonía de un cierto poder que, estos días, es fácil de identificar y localizar tanto en el mundo como en nuestro entorno. Y está ahí en el mismo centro en donde no se puede distinguir al centro-derecha del centro-izquierda. Es pues necesario y a mí me parece que, en cualquier caso, es conveniente exacerbar los antagonismos hasta convertirlos en agonísticos, es decir imposibles de reconciliar de verdad aunque quizá sea posible que no se mate por ellos. No matar y no hacer trampas son dos de los pilares que me gustaría sostuvieran mi posición ante el mundo en el que vivimos. Añado que aunque lo de no matar parece que se va admitiendo, aunque muy lentamente, lo de no hacer trampas parece imposible de alcanzar pues son las mismas ideas las que a menudo son tramposas.

Y finalizo pensando que no he adelantado mucho, pero que es posible que me vaya acercando a una postura que me permita no retirarme del todo a base de esquivar las contradicciones para poder dedicarme al placer y, al mismo tiempo, apoyar con discreción posturas que puedan parecer extremosas pero que merecen nuestro espíritu conservacionista más que el lince ibérico. ¿Es esto garantía de soledad? Pues casi con seguridad, pero, ¿no ha sido esta siempre mi posición? Estudio, leo, escribo, converso, procuro ser generoso y amable pero me parece que sigo en el mismo sitio.

«LXX: Chantal Mouffe y mi toma de posición» recibió 5 desde que se publicó el Miércoles 4 de Diciembre de 2013 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. “Aquí me quedo un poco pasmado pues entre el withdrawal from y el compromise with yo no estoy seguro de lo que sería mejor a efectos de cambiar todo o cual de las alternativas me hace sentir un pelín más de entusiasmo.”
    Entiendo entonces que mi falta de decisión política a lo mejor no es cuestión de mi edad y falta de experiencia sino de la época en la que vivo… y tal vez de ser de tantos sitios de golpe. No se tanto de filosofía ni de política como me parece que sabes tú, y hay cosas de este artículo que quizás significan más de lo que entiendo, pero ese sentimiento me es de alguna forma familiar.

  2. Imagen de perfil de Juan Urrutia Juan Urrutia dice:

    Dudar entre el retirarse o el comprometerse en el mundo de hoy me parece un signo de salud mental. Pero la duda debe tener un límite. Hay que decidirse aunque en un futuro uno pueda arrepentirse

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] Link: Chantal Mouffe y mi toma de posición – Juan Urrutia […]

  2. […] Chantal Mouffe y mi toma de posición […]

  3. […] Me reconozco un poco en el abandono culpable de las aspiraciones de juventud a base del witdrawal from toda la podredumbre ambiental. Pero sobre todo si en algo soy parecido a Jep es en la elegancia en […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias