Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Chantaje y mercado

A propósito de dos noticias recientes se me ocurre que el mercado, esa extraña institución, puede susvizar el escozor de las heridas del chantaje. La primera noticia ha sido front page de todos los periódicos durante muchos dí­as. La segunda está en un artí­culo de un reciente The Economist ( The bounty hunters, The Economist, july the 21st.).

La primera de estas dos noticias se refiere al chantaje de Libia a propósito de la liberación de las enfermeras búlgaras y el médico palestino acusados de propagar a sabiendas el virus del SIDA ,en contra de toda la evidencia cientí­fica presentada por expertos internacionales, y encarcelados durantaeocho años antes de ser juzgados y condenados a muerte. La noticia que me llama la atención sin embargo es la secuela de esa situación. Parece que Sarkozy ha cedido a una suerte de chantaje y ha conseguido la liberación de los condenados a cambio de inversiones, empresas petrolí­fras conjuntas y otras prebendas del estilo, algo muy criticado por ejemplo por El Paí­s en uno de sus editoriales del pasado domingo 29. Una posición que parece ser compartida por las autoridades coreanas en relación a los misioneros en manos de los talibanes. No están dispuestas a ceder al chantaje y liberar presos talibanes aun que ya han sido asesinados dos de los coreanos. Y desde luego una postura que es la oficial en España o en Italia aunque sospechamos que en este último paí­s hacen la vista gorda en estos casos.

La segunda es la reacción que ha habido al dilema del hacker que , habiendo encontarado un bug en una pieza de software, no sabe si contentarse con la reputación de haberlo logrado u obtener un extra dinerario bajo la amenaza de hacerlo público. En este segundo caso estamos asistiendo a la emergencia de un mercado organizado en red (WabiSabiLabi) que intermedia entre el hacker y cualquier otro, incluyendo el potencial chantajeado, que desearí­a conocer el fallo informático. Es como si los hackers pudieran pasar a ser vigilantes de la calidad de las redes informáticas (algo así­ como si los que roban electricidad se transformaran en vigilantes de la calidad de la red eléctrica). Las dificultades de este mercado son obvias pues es muy dificil hacer propaganda sobre la relevancia del decubrimoento sin, al mismo tiempo, desvelar la naturaleza del fallo, y por problemas legales de la responsabilidad del mercado virtual como tal en la posible utilización criminal del fallo informático. De acuerdo es dificil; pero se acabará arreglando todo esto y surgirá un mercado potente que hará que todos estemos mejor, desde el propio hacker al que cometió el fallo.

En el primer caso sin embargo, no hay todaví­a ningún mercado organizado para intermediar entre los chantajistas y otros, incluí­dos los chantajeados. Y sin embargo no veo porqué no habrí­a de haberlos si el movimiento constituye una mejora paretiana clara, creo yo. Como en el caso anterior todos están mejor, desde las enfermeras y el médico, al pueblo búlgaro, que a pesar de haber perdonado su deuda a Libia tiene ahora una mejor imagen internacional y, desde luego, Francia que firma contratos y los libios que que hacen caja y se reinsertan en la sociedad internacional.

Lo común de ambos casos es que el chantaje empieza a entrar en el ciduito económico, algo impensable hasta ayer. Si el hacker puede ser considerado como un vigilante con valor social, me gustarí­a saber porqué Gadafi no podrí­a ser considerado como un gran hombre de Estado. Ya conozco las respuestas estándar a esta pregunta retórica; pero me gustarí­a una más convincente que no tuviera miedo a hablar de estos temas tan desagradables y delicados entre nostros.

«Chantaje y mercado» recibió 0 desde que se publicó el Viernes 3 de Agosto de 2007 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.