Breves comentarios antes de una corta ausencia

por | viernes 30 de marzo de 2007

Hoy me largo para unas vacaciones de una semana y muy probablemente, por primera vez en año y medio, no podré postear durante esos dí­as y quizá, simplemente es que no quiero hacerlo. No lo sé porque también me ha dado vacaciones mi analista y no sé profundizar en mi alma sin su presencia.

Pero ahí­ van algunos comentarios vagos que desarrollaré a mi vuelta.

Tengo que comentar mis aventuras con Iberia. Realmente alucinantes. He perdido unas cinco horas en los últimos cinco dí­as.

Les anuncio que Ana Marí­a Llopis, alguien que me honra con su amistad, ha sido nombrada Consejera del ABN Amro. Tengo que defender junto con ella este verano las cuotas a efectos de la paridad, lo que no quiere decir que ella sea una mujer-cuota; le sobran méritos.

Eso me recuerda que yo he sido cuota, aunque no hombre-cuota y que por ahí­ va la diferencia.

Quizá quepa recordar que Ana Marí­a ha sido miembro del Consejo Editorial de Expansión, un semillero de intelectuales envueltos en la acción. Alguien deberí­a hacer un estudio serio de la trayectoria de sus miembros.

Los Acontecimientos de la saga de Endesa creo que me están dando la razón.

Martin Wolf y el FMI escriben sobre España y eso merece un comentario detallado. Nos dicen que nuestro crecimiento es anómalo; pero que no hay peligro inmediato. Sus argumentos son convencionales; pero les falta recoger el factor que ya destaqué de la solidez del sistema finaciero español.

Para cuando vuelva estará a punto de salir mi artí­culo de abril respecto a las inquietudes que ha provocado la llamad Private Equity. Seguro que dentro de unos dí­as habrá que complementar algo ese artí­culo subrayando, por ejemplo, que Blackstone parece que sale a Bolsa rizando el rizo de la naturaleza increí­ble del capitalismo.

Me temo que tendré que volver sobre l Banco Central Europeo en relación a la posible incidencia de su comportamiento firme y muy macho en las hipotecas impagadas y las repercusiones de todo esto.

No hablaré sin embargo de los pantaloncitos cortos de las chicas jóvenes y no tan jóvenes. Mi mujer me lo ha prohibido.

Por otro lado, no sé si me atreveré a decir lo que pienso sobre lo que dice el PP, la Iglesia los testigos del juicio del 11-M,el nacionalismo vasco o las ví­ctimas del terrorismo.

Hasta la vuelta.