Desde mi sillón

Un blog de «El Correo de las Indias»

Grupo de Cooperativas de las Indias

Brendan Behan y el Athletic

Brendan Beham me recuerda a algunas figuras del nacionalismo vasco que son muy capaces de expresar sus contradicciones, de asumirlas y de hacer de ellas toda una forma de vida además de un juego divertido.

Brendam BehanComenzaré por los recuerdos de un niño muy chico. Me dormía acunado por el rumor tranquilizador de una voz única que relataba cuentos sobre la resistencia heroica de los gudaris contra las tropas de Franco mucho mejor equipadas y con algunas otras ventajas especialmente después de la traición del ingeniero Goicoechea (el del Talgo) que se pasó al enemigo con los planos del cinturon de hierro que cerraba Bilbao. Otras noches cogía el sueño escuchando cuentos sobre las luchas de los irlandesdes por su independencia. Así que ya estaba preparado para admirar esa isla y a sus habitantes duurante los veranos de los años 60 y 61.

Dublín me enseño muchas cosas además de inglés. Los ojos verdes de las bellas morenas celtas, el primer beso, como premio o prenda de un juego pícaro, la ingeniosidad de los borrachines que dejan pequeña a la de los chirenes de Bilbao. Aprendí a montar a caballo en el Phoenix Park, viajé a Killarny escuchando durante el viaje en tren la canción escocesa que decía «..he was a soldier, scottish soldier…», etc. Las cafeterías de O´Conell st. y los cines donde se podía fumar y al final de la peli se cantaba el himno nacional mientras la bandera tricolor ondeaba en la pantalla. Vivía en el Norte, en Glasnevin, en Saint Mobhi road, no recuerdo el número, en casa de Mrs. Mulligan, no lejos del famoso cementerio. Me desplazaba al centro en autobús de dos pisos y color verde pasando por Drumcondra cuyo nombre siempre me pareció el no va más de lo irlandés. Los tíos de la entonces joven Mrs.Mulligan, Phillip y Martin, borrachines empedernidos me introdujeron en las jarras de Guinness y en las apuestas de las carreras de caballos en donde conocí a la inolvidable Maura Muldoon, la primera chica a la que di ocasión de darme calabazas.

Pues bien, en uno de esos cines de O´Connell st ví en 1960 o 1961 un pequeño documental sobre Brendam Behan pocos años antes de su muerte. En aquel momento solo me enteré de que era un buen escritor y un gran borrachín como los tíos de Mrs. Mulligan. Hace menos de dos años compré «Mi Nueva York» y ahora estoy leyendo «Mi Isla», maravillosamente ilustrados por Hogarth, donde descubro un cuento maravilloso («Una mujer sin Importancia») y una capacidad narrativa solo explicable por las pintas de cerveza además del viento y el salitre de esa isla mágica. Estando ya más allá de todo, incluyendo su juventud republicana, escribía, poco antes de morir, un párrafo como este dedicado a los escritores honoríficos (y yo añado, falsarios):

…son unos perfectos pelmazos,que critican a Inglaterra por cansinas razones históricas, en lugar de criticar su incomodidad, la mala calidad de sus licores, la falta de teléfonos o lavabos en sus pensiones, y el hecho de que está lleno de rústicos, galeses y escoceses, y de tontos de pueblo ingleses, y que es un lugar mediocre a excepción de unos cuantos actores y actrices elegantes y achispados cuya compañía no resulta inmediatamente accesible para los extranjeros

Esta opinión en labios de un luchador por la independencia encerrado durante años así como sus obras, especialmente «The Hostage», me recuerdan a algunas figuras del nacionalismo vasco que son muy capaces de expresar sus contradicciones, de asumirlas y de hacer de ellas toda una forma de vida además de un juego divertido. Quien no entienda esto jamás podrá entender la manera de ser de un club de fútbol como el Athletic que renucia a unos buenos dineros por no ceder a la simple presión mercantil de un jugador de calidad como Fernado Llorente. Me alegro de que «mi primo» Josu no ceda y además le auguro que el futuro es suyo pues no faltan ni cinco años para que se acabe el enredo del fútbol y volvamos a disfrutar de un deporte competitivo al tiempo que de grupo donde se pone en juego el honor con minúscula sin interferencias de televisiones y mercados trucados. Volveremos a cantar «We are all iron».

«Brendan Behan y el Athletic» recibió 0 desde que se publicó el Viernes 17 de Agosto de 2012 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias