Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Borrokada

Reconozco que por debajo de unas formas aparentemente exquisitas, hay en mí un “broncas” lleno de mal humor, rencor y manías de viejo.Viene a cuento esta confesión pues pretendo aclarar, en poco espacio, lo que me parece una peligrosa distorsión de una cierta realidad presente y una mala aproximación a las posibiliddades del futuro económico y político de este país. Mis buenas formas se han quebrado a partir de informaciones recibidas, a través de distintos canales,en la mañana del lunes mientras me preparaba para una prueba médica rutinaria en gente de mi edad.

En edición digital leo el artículo de de un ex-lehendakari reciente criticando la falta de proyecto económico del Gobierno Vasco, una entrevista a al Secretario general de Innovación en relación a la ESS ( European spalation Source) y unas declaraciones del Presidente de la Academia de Ingeniería, incidiendo en la crítica a los recortes presupuestarios en materia de ciencia. En papel he topado con una “vieja”amigaex-anbajadora de Colombia en España que hace unas declaraciones sobre terrorismo y otras cosas en la última página de El País.

Y todo ello me ha soliviantado cuando debí haberme alegrado por diversas razones. Porque el ex-Lehendakari reparece con un artículo el día siguiente a la celebración del 30 aniversario del Estatuto de Guernica y porque lo hace citando a P.M. Etxenike y a P.L Uriarte, dos personalidades a las que no solo tengo el privilegio de considerar amigos sino que, además, admiro. Porque es bueno que el Ministerio de Ciencia e Innovación procure calmar ls protestas nacionalistas en relación a la derrota ante Suecia en la carrera por albergar la Fuente de Neutrones ( ESS) y porque dicho Secretario General, mi sucesor hasta hace unos días al frente de la ESS, hace su labor con cuidado. Porque no se puede exagerar la decepción ante los recortes del presupuesto en Ciencia y porque da gusto reencontrar a una “vieja” amiga dedicada a una labor humanitaria imprescindible, tanto por sí misma como porque ayuda a que no se pierda talento.

Y, sin embargo, estoy rabiando por pequeños detalles irritantes en los que me parece ver unas fisuras preocupantes como lo serían las grietas de un edificio que amenaza ruina. Y quiero echar de mi boca todos los sapos engordados al socaire de mi aparente amabilidad. Allá voy.

Es bien cierto que los mandatos nacionalistas en el País Vasco han sido pródigos en apoyos a la innovación e incluso a la investigación, pero desde el departamento de Industria y no desde Universidades, distinción ésta importante y que siempre me pareció util para identificar, subrayar y, en su caso, corregir, un sesgo que me parece miope.

No deja de gustarme la crítica política al nuevo Gobierno de Patxi López, pero es muy dificil unir la crítica basada en la defensa de las señas de identidad con el rechazo a una política económica presuntamente inexistente y hacerlo convincentemente. Y desde luego no me gusta que el ex-lehendakari utilice en vano el nombre de sus amigos que también lo son míos.

En efecto, la importancia de Echenique está en su brillantez como físico teórico, algo bien distinto a su gusto por coleccionar frases brillantes y, a veces, como en este caso, engañosas o ambivalentes: “La Riqueza de las naciones está en la riqueza de nociones”. Esto se puede interpretar de dos maneras. La primera, que es la que se cree entender de primeras, es que gracias a las nociones (notions), las ideas dijéramos, las naciones (nations) pueden hacerse ricas. La segunda, que es la que a mí me gusta, es que las ideas deberían incluirse directamente en la contabilidad nacional como parte de la riqueza independientemente de su fertilidad previsible hoy pues los hombres y mujeres no estamos aquí para apoyar apoyar el bienestar económico, sino para disfrutar de la comprensión de nuestro entorno. Y esto es lo que no se entiende en general. No solo necesitamos notions para las nations sino también motions, es decir esas maneras propias de una nación, maneras que se van perfilando poco a poco y nunca se oplvidan pues acaban definiendo la identidad de la nación que queremos.

Tampoco me gusta que se distinga a Uriarte por sus esfuerzos en favor de la innovación en Euskadi a través de Innobasque, pues sus grandes méritos están en sus cualidades como excepcional banquero, cualidades que a algunos no se nos olvidan. Tomarle como un profeta de la gestión de la innovación es tomar el rábano por las hojas pues la innovación no se gestiona más que en sus aspectos más superficiales. La innovación se desarrolla sola, es como el lenguaje, creemos que lo hablamos y resulta que nos habla él a nosotros. La única manera de promoverla es no cantar tanto al esfuerzo y ensalzar heréticamente la negligencia como forma de estar en el mundo con la mente abierta a cualquier tontería a la que te lleven tus sinapsis neuronales.

El Presidente de la Academia de Ingeniería es un puntal de la politécnica de Leganés, parte de la Carlos III y, por lo tanto, ex-colega respetado como compañero de aventuras institucionales. Solo lo utilizo como un ejemplo simbólico de científico para ilustrar esas miserias de la ciencia de las que él no es precisamente,un ejemplo. Sí, la ciencia es lo mejor que tenemos los humanos, pero a veces parece como si despertara en algunos de los que a ella se dedican sus más bajos instintos. No soy científico, pero mis contactos con este tipo de personas me han resultado a veces muy frustrantes. No tengo palabras para epresar mi asombro ante el hecho de que excelsas mentes puedan ser, a veces, tan limitadas y contradictorias. Su pecado es que utilizan su autoridad para conseguir sus propias metas independientemente de las misiones que se les encargan. No se trata en este caso de que no quieran ser manejados en su libertad de pensamiento ni utilizados para finalidades extracientíficas, sino más bien de que desean apoyarse en el poder para conseguir sus a menudo pequeñas y míseras prebendas:un poco de fama, un premio a poder ser unido a una generosa dotación o un aparato nuevo que les permitirá obtener todo lo anterior y alcanzar un índice w mayor aunque ya no crean en esa línea de investigación. Harán lo que haga falta para que su línea de invstigación se mantenga incluso más allá de su momento productivo óptimo. Su amor por la verdad es solo su coartada. Claro que, como he dicho, no todos son así y gracias a esos otros avanzamos en conocimiento y, por lo tanto, directamente en riqueza tal como he argüido.

Como toque personal, quizá explicativo de mi exagerada caricatura, déjenme comentar una experiencia propia. Que los científicos rechazaran utilizar procedimientos de subasta para decidir la localizaión de la ESS me quitó la fé pues lo hacían sin razones pues no tenían nada serio que contestar (más allá de la la falta de costumbre en su utilización) a semejante propuesta máxime cuando esta iba acompañada de la explicación de que se trataba de un procedimiento que evitaba las corruptelas.

Y sospecho que de corruptelas habría que hablar si nos referimos al éxito de Suecia en el caso de la fuente de neutrones. Corrutelas en el sentido de pequeñas trampitas y ciertamente no de corrupción. Debería ser prudente y callarme pues no tengo información suficiente para lo que voy a decir, pero ya les he dicho de que hoy me encuentro muy “borroka”. No estoy seguro de nada, no sé si realmente las dos administraciones ( la central y la vasca) la querían o si preferían perder diganamente la carrera. Y si así fuera no sé si esto fue siempre así o advino más tarde, quizá cuando comenzaron las escaramuzas electorales. El Secretario general e Innovación hace su trabajo y, conociéndole como le conozco, estoy eguro de que lo hace bien, pero no deja de ser un político de un gobierno determinado y está obligado a difundir una versión favorable a sus jefes. Quizá todo lo que cuenta sea verdad; pero los políticos, como los científicos (y seguramente también los cascarrabias como yo) tienden (tendemos) a tener agendas secretas quizá personales, quizá de partido, quizá de Pais. Quién sabe; pero justamente ese no poder saber engendra la desconfianza.

Y es difícil vivir en la desconfianza. Por eso María Emma Mejía me consuela con sus declaraciones al El País. No solo por su dedicación a la gran labor de no permitir que haya un solo niño que no tenga su oportunidad de ir a la escuela. Me parece que si en algún lado puede no haber extrañas agendas ocultas es en actividades como ésta, pero soy un ingenuo además de un “broncas”. Lo que me ha gustado de sus declaraciones es su esperanza en una solución dialogada al terrorismo brutal de su país. Sabe de eso de primera mano y no cree en soluciones militares pues nunca han sido eficaces, dice. Comparto esa opinión, pero no es eso lo interesante para mí en este momento ni lo que me consuela. Lo que me llama la atención y me hace sentir extrañamente bien es que lo dice a pesar de que todavía está reciente el calvario de la Rojas y de la Bethancourt, posiblemente conocidas suyas.

Tiene razón María Emma con su actitud. Hay que decir lo que uno piensa y hay que hacerlo con toda la delicadeza que uno pueda atesorar. Pero no hay que callarse nada por pudor de no estar del todo seguro, o por no molestar a alguien querido, o por respeto a personas que lo merecen en todo caso.

Bueno, ¡ya me siento mejor!

«Borrokada» recibió 2 desde que se publicó el Miércoles 4 de Noviembre de 2009 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Me uno a “los bravos”. Fabuloso el cierre del post.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.