Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Bloomsbury under attack

Un amigo me llama para decirme que su hermana que vive en Russell Sq., el barrio de Keynes y de los de su círculo, en donde hoy ha explotado un autobús, está bien. Todos llegamos en 6 pasos a cualquier afectado. Todos estamos en red. Y debiéramos conocer su funcionamiento para nuestra propia seguridad.

  • Primero, como ya ha dicho David de Ugarte, el atentado de Londres es distinto de los dos de New York y Madrid. Yo lo repito en mis palabras. Aquellos nos usaban para “suicidarnos” porque moríamos porque transportábamos la bomba que nos iba a matar. Este último nos asesina de una manera más clásica, ataca directamente a nuestro cuerpo.
  • Segundo, aquellos usaban nuestras redes y podrían neutralizarse aleatorizando los nodos de esas redes. Mostraban un conocimiento, por parte de los terroristas, del funcionamiento de nuestras redes. Este último atentado de Londres muestra un conocimiento de cómo utilizar sus propias redes para matar directamente y aleatorizar nuestras redes no es remedio. No bastaría porque ellos seguirán usando algunas propiedades eficaces de esas redes suyas para organizar el asesinato directo, clásico.
  • Tercero, ni en Madrid ni en Londres hacen falta suicidas.
  • Cuarto, aunque no sepamos encontrar una forma de neutralización, si lo de Londres es como parece, cabe una reflexión que puede ayudar en la búsqueda de esa neutralización que nos gustaría encontrar. La reflexión empieza por tener en cuenta las ideas de Toni Calvó a las que hace referencia David de Ugarte y elaborar desde ellas. Lo interesante es eliminar el cluster que minimiza su poder de coordinación y muchas veces este no es el obvio, el que acumula mayor número de conexiones.
  • Quinto, sabiendo esto, miremos a este problema desde otro punto de vista, el de la forma potencial que suelen tener los elementos de una red: muchos nodos están muy relacionados y muchos otros, aunque menos en número, están poco relacionados, pero forman una ristra que puede ser muy larga. La interpretación en términos de marketing es que las grandes campañas de las empresas poderosas se hacen de golpe con la gran masa muy conectada; pero que las pequeñas empresas pueden sobrevivir si se dirigen a la larga ristra de nodos que se comunican uno a uno, boca a boca, diríamos. En términos de redes terroristas lo que hay que intentar hacer es cojer al primero de esa ristra pues muy posiblemente uno de la ristra que sigue será necesario para organizar el atentado.
  • Sexto, la consecuencia es obvia. No busquemos en las concentraciones de grupos sospechosos; busquemos en los individuos solitarios sin contactos aparentes. Seguramente no tienen muchos; pero es probable que el que tenga sea crucial, bien directamente, bien al final de una larga cadena.

No es mucho; pero es mi aportación humilde a la seguridad de las hermanas de mis amigos y a la seguridad de mis hermanas y mis hijas. O de mis hijos o de mis desconocidos hermanos. O de Bloomsbury entero.

«Bloomsbury under attack» recibió 0 desde que se publicó el Jueves 7 de Julio de 2005 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.