Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Blogs, Intelectuales y Rentas

Internet es la competencia en estado puro y la competencia de verdad disipa todas las rentas a través del intento que todos llevamos a cabo de quitar al prójimo la suya. Todos, intelectuales o no, ganaremos en ese capitalismo que anuncia Internet nuestro coste de oportunidad.

La idea técnica de renta es para los economistas un concepto que no por tradicional deja de ser central. Un factor de producción, digamos mi huerto de naranjos, obtiene una renta cuando se hace con un beneficio extraordinario por encima de su coste de oportunidad, es decir por encima de lo que obtendría en su mejor empleo alternativo. La renta que obtengo de mis anegadas es la diferencia entre lo que me pagan por las naranjas de mi huerto y lo que me pagarían por el uso del terreno para poner una pista de karts, el único uso alternativo posible, supongamos. Como el beneficio de esa atracción no es muy grande el beneficio que obtengo hoy de mi huerto es casi todo renta. Naturalmente esa renta sería nula si hubiera muchos huertos como el mío, bien localizados y bien regados desde tiempo inmemorial. Luego la renta surge cuando hay alguna escasez, natural como en el caso de la tierra, o artificial como cuando una patente concede un monopolio temporal, o incluso consuetudinaria como el pago que recibe en España la Iglesia Católica más allá de lo que le otorgaría el vigente Concordato.

Todo esto me vino a la cabeza leyendo en El País del pasado miércoles 11 de mayo los extractos del discurso que pronunció el historiador Santos Juliá en el acto de entrega de los premios Ortega y Gasset de periodismo. Para tratar de caracterizar al intelectual de hoy comenzaba por recordar que, en su día, el intelectual era un redactor de panfletos como Voltaire quien escribía, hacía imprimir y distribuía sus diatribas ilustradas. Continuaba, por supuesto, con el Zola del famoso J’accuse en el periódico L’Aurore a propósito del affaire Dreyfus: el origen inmediato del intelectual a la Sartre que utiliza los medios de comunicación para fustigar, conducir, profetizar, o moralizar. Terminaba definiendo el intelectual de ahora mismo como un opinador crítico que escribe periódicamente en los medios en papel como en su día hacía Ortega.

Yo me pregunto quien es un intelectual en un mundo donde florecen los blogs y si todo blogger es un intelectual en el sentido orteguiano mencionado. Pero antes quiero meditar si todos los intelectuales, de Voltaire a Umbral, se apropian de una renta en sentido estricto. Voltaire el fustigador me queda lejos y no se si utilizaba su “escasez” cultivada como origen de sus rentas o si sus panfletos eran una manera de conservar su renta como asesor aúlico sin tener que vivir de lo que escribía para la Enciclopedia y que sería propiamente su coste de oportunidad. Sospecho que Zola sí que empezó a ganar como removedor de conciencias más que lo que le dejaban sus escritos de ficción.

Muy probablemente Ortega obtenía una renta sustancial de su pastoreo intelectual en El Sol, aunque como empresario cultural seguramente su coste de oportunidad no era bajo. No se cual es el coste de oportunidad de un columnista reputado específico, o de un gran comunicador o tertuliano determinados; pero sí puedo pensar en nombres que corresponden a estas categorías e imaginarme que su coste de oportunidad es bajo y sus rentas enormes. El opinador crítico al que se refiere Santos Juliá como el intelectual del momento no es, sin embargo, “escaso” y me atrevo a sugerir que su renta es muy pequeña porque hay muchos como él para cualquier tema que queramos imaginar.

Pues bien, si ahora pensamos con el magnate de prensa superconservadora Murdoch, que el periódico diario en papel está viendo sus últimos días y que el futuro está en los blogs, cabe preguntarnos cómo será el intelectual de mañana. Me parece que hay que partir de que todo blogger es un intelectual pues es, sin duda, un opinador crítico; pero ¿qué tienen de común los bloggers? Pienso que en un futuro inmediato el conjunto de bloggers va a exhibir dos características cruciales para la comprensión del intelectual y de los medios.

La primera de estas características es que, con mayor razón que en el caso de nuestros columnistas en papel de hoy, los bloggers van a ser muchos y, además, sustituibles entre sí. En consecuencia su renta potencial se disipa totalmente: ninguno ganará más que su coste de oportunidad. Quizá porque bloggear es lo único que sabe hacer o quizá porque nadie le pagará nada por encima de ese coste de oportunidad ya que hay muchos como él. Vamos, en efecto, a un mundo en el que casi todos seremos sustituibles, cosa que no es de extrañar si los intelectuales, como opinadores críticos, lo van a ser.

La segunda característica a mencionar es que, a pesar de lo que acabo de decir, el conjunto de bloggers será muy diverso. Habrá tantos que nos encontraremos con que serán simultáneamente ciertas tanto la sustituibilidad entre ellos (por ejemplo entre los que comentan la actualidad internacional) como su complementariedad (por ejemplo entre los comentaristas que acabo de mencionar y los divagadores sobre el milticulturalismo). Como sustituibles, y salvo el caso de gurús que atraerán mucha publicidad a sus web logs, no se apropiarán de rentas positivas; pero como complementarios varios bloggers pueden constituir un equipo de enorme productividad que, una vez más y salvo excepciones, solo conseguirá apropiarse de su coste de oportunidad como tal equipo. Es decir lo que les pagarán como animadores de un programa esperpéntico de una televisión local (es un decir).

Dejémonos ahora de intelectuales o bloggers y generalicemos. El mundo mañana será así. Internet es la competencia en estado puro y la competencia de verdad disipa todas las rentas a través del intento que todos llevamos a cabo de quitar al prójimo la suya. Todos, intelectuales o no, ganaremos en ese capitalismo que anuncia Internet nuestro coste de oportunidad. O.K. Yo me apunto. ¿Y tu?

«Blogs, Intelectuales y Rentas» recibió 0 desde que se publicó el Jueves 26 de Mayo de 2005 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.