Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

egoHoy he empezado mal el día. En cuanto he abierto el periódico antes de comenzar mi entrenamiento mañanero me he llevado un disgusto al ver la noticia de que un buen amigo, con un enorme y merecida fama profesional en un campo muy diferente a ese en el que yo me reconozco, iba a estar involucrado en una cierta actividad social de relumbrón. Me digo que mi envidia no se debe tanto al posible relumbrón sino, sobre todo, a un reconocimiento profesional basado en su magnífico C.V.. Esta envidia daña mi ego, me hace sacar lo peor de mí mismo y pensar que este amigo se vende muy bien con énfasis en la venta que yo, nieto de comerciantes, interpreto paradójicamente como algo degradante. El entrenamiento me sale fatal y, en mi camino hacia la oficina trato de de psicoanalizarme pensando en lo maldito que es el ego y en la necesidad de aceptarse tal como el espejo social te refleja. No me apaciguo del todo pero, una vez en la oficina, me sumerjo en la lectura de un texto de otro amigo sobre una temática que tampoco me toca de cerca pero que me interesa en sí misma por la posibilidad que me ofrece de conocer el novedoso método de análisis seguido en una cierta área del conocimiento y las conclusiones a las que puede llegar con ese método realmente interesante. El cabreo parece habérseme pasado y en el camino de vuelta de la oficina a mi casa para almorzar según las reglas estrictas de mi cardiólogo -sin olvidar las píldoras correspondientes- me siento hasta contento pues pienso, interesadamente sin duda, que he descubierto la clave del dolor de mi ego. No tiene porqué dolerme pues no me interesa la fama sino el conocimiento. Continúo mi camino silbando, pero de repente caigo en la melancolía pues he de reconocer que eso que me parecía un descubrimiento, que entre mi ego y mi sed de verdad vence ésta, no es sino otra treta del asqueroso ego. No creo que el día se me pueda llegar a arreglar.

«Autoanálisis» recibió 0 desde que se publicó el martes 29 de abril de 2014 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.