Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Auman en zapatillas

Recibo a través de Juanjo Dolado una entrevista a Robert Auman escaneada de una revista desconocida para mí­ que se llama Executive Excellence. La introducción biográfica está apañada y nos hacemos una idea de la vida de un judí­o alemán trasterrado de niño con su familia a los EE. UU de Amerí­ca a la edad de ocho años.

No conozco personalmente al gran Aumann , pero como todo estudiante de Economics a finales de los sesenta y principios de los setenta me quedé con la boca abierta ante su trabajo pionero sobre el Teorema de Equivalencia. Después le he visto directamente en el CORE con ocasion del 25 aniverasrio de esa institución y en las jornadas en las que nació la Sociedad de la Teorí­a de Juegos en Bilbao el año 2.000.

En cada una de esas ocasiones pude ver cómo el gran matemático y economista era consciente de su grandeza de forma que, además de darme cuenta de lo mal que seguramente se sintió cuando concedieron el premio Nobel a los game theorists por primera vez sin contar con él, pude cantar esa su grandeza cuando finalmente se lo concedieron. Escribí­ un artí­culo en Expansión sobre algo que esperaba no fuera glosado por otros y continué con otro en el mismo periódico, el ya mencionado y dedicado al Teorema de Equivalencia. Recientemente D.Teira me envió un artí­culo sin publicar que han escrito él y Drí¨ze, ese su buen amigo que le atendió y ensalzó el el mencionado aniversario del CORE.

¿Qué añade la entrevista que me enví­a Juanjo a todo lo anterior? Nada cientí­ficamente sorprendente, sino más bien pequeñas caracterí­sticas de la persona que no conforman ninguna verdad matemática pero que nos hacen pensar en algunos aspectos de la profesión en general, y de su obra en particular, sobre los que no hablamos muy a menudo.

Empecemos por el ethos cientí­fico. Me parece extraordinariamente interesante la actitud de Auman, un teórico puro, ante la aplicación de los modelos económicos o de teoria de los juegos. Afirma que en Economí­a como en Matemáticas importa estar en contacto con la realidad y, lo que todaví­a es más extraordinario, que hay que tener la mente abierta y estar en contacto con distintos puntos de vista lo que, según él, se facilita cuando se tiene una formación amplia y no excesivamente especializada. Con esta actitud a nadie le debe extrañar que ponga énfasis en aplicaciones de sus trabajos. Algunas esperadas y buscadas- subastas, gestión de tráfico, coordinación de donaciones de órganos- y otras inesperadas como la aplicación de la teorí­a de nudos- la primera aportación intelectual que aparece en el primer volumen de sus obras completas- a problemas propios del estudio del comportamiento del ADN de las células.

En segundo lugar miremos lo que dice sobre guerra y paz desde el punto de vista del que practica la teorí­a de juegos como aquel arqueólogo que decí­a excavemos primero y luego ya veremos lo que da de sí­ lo que encontremos, algo que concuerda con su apertura de espí­ritu general y con la anécdota inesperada de la aplicaí­ón tardí­a e inesperada de su aportación juvenil a la teorí­s de nudos. Lo interesante para mí­ es que no rehusa aplicar sus conocimientos al asunto enconado de la guerra palestino-israelí­ y que está convencido, basándose precisamente en sus aportaciones a los juegos repetidos, de la importancia de mantener las interacciones de manera continua y sin interrupciones entre las partes contendientes: ” En un entorno de interación continua tienes más incentivos para cooperar”, es decir para acabar con las hostilidades. Una idea esta que tiene aplicación a uno de los más importantes de los problemas domésticos que confrontamos. La lucha antiterrorista no debe discontinuarse ni debe hacerse de una manera precipitada y mostrando prisa por conseguir resultados por muchos deseos que uno tenga de acabar con el terrorismo.

Continuemos, en tercer lugar, con sus ideas sobre religión. Auman es un judí­o ortodoxo lo que hace dificil agasajarle cuando uno querrí­a echar la casa por la ventana. Hay montones de anecdotas sobre extaños omportamienos que solo se explican en cuanto uno se da cuenta de las restricciones que le impone su observancia extricta de las normas religiosas. Al lector de la entrevista que estoy comentando le llama la atención lo simple de sus convicciones y cómo su religión no le prohibe una enorme apertura a las innovaciones morales a pesar de que según él la espiritualidad es necesaria y la moral es más sostenible en el seno de una religión. Curiosamente no aplica en este punto sus ideas ya comentadas sobre la repetición y la continuidad aplicadas ahora al materialismo. Quizá éste serí­a perfectamente compatible con la necesidad de dar un sentido a la vida si uno se empecina en ello. Así­ lo siento yo y así­ lo explica André Comte- Sponvillle

Finalmente me gustarí­a subrayar lo que dice sobre la irracionalidad: “solo se puede ser irracinal mientras se desconoce la irracionalidad”. Así­ se abre la puerta a el examen epistemológico de las soluciones de los juegos de estrategia. Solo tienen sentido pleno cuando la racionalidad o una irracionalidad sitemática son conocimiento común. En cuanto es posible que haya alguien que sospeche que alguien en el juego no es del todo racional se abre una caja de Pandora llena de sorpresas muchas de ellas agradables.

En cualquier caso recomiendo encarecidamente que se lea esta entrevista con alguien que a una edad avanzada (78 añitos) sigue trabajando y se junta con su amigo Jacques Drí¨ze del que hablaba el otro dí­a y escriben juntos un tabajo titulado “when all is said and done,how should you play and what should you expect?”

«Auman en zapatillas» recibió 0 desde que se publicó el Domingo 13 de Abril de 2008 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. federico dice:

    Mas que un comentario, quisiera agradecerle sus amables palabras como editor de executive excellence y persona que tuvo el placer de entrevistar a robert Aumann.
    Tras esa simpleza de convicciones destacaría su deseo, a la hora de ser preguntado con quien deearía tener un “mano a mano”, de saber porqué Elisha Ben Abuya, una figura enigmática del talmud. Querría saber porqué perdió la fe.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] nos lleva a hacer una verdadera ingenierí­a económica. Sobre esto elucubraba más recientemente al hablar de Auman una vez más y de cómo éste mencionaba a las subastas como la pieza más clara de ingenierí­a […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.