Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Atando cabos

¿En qué se parecen la Hegemonía de Laclau y Mouffe, The Wire, la previsible nueva imposición a los bancos y la Descomposición?

En pocos días he tenido ocasión de asistir a la presentación de Guerras Posmodernas y al debate que la culminó y de, gracias a Iberia que me tuvo en tierra un buen rato debido a la huelga de controladres franceses, comprar y leer The Wire mientras que, por otro lado, he tratado de poner al día las ideas Gramscianas de Ernesto Laclau y Chantal Mouffe a través de la lectura de un libro más reciente de Laclau para, fianlmente, asistir al seminario organizado por la Fundación Ideas en el Círculo de Bellas Artes sobre mercados financieros y la oportunidad de regularlos. Y, curiosamente, me ha parecido que todo ello tenía un aire de familia, como de imágenes especulares.

La imagen especular de la descomposición está en la hegemonía, concepto éste sobre el que Laclau y Mouffe construyen una nueva estrategia y un nuevo análisis de izquierda. La hegemonía sería como el tono, el dar la nota para el análisis de lo político de una forma que siga a Gramsci y supere a Schmitt. Digo esto último porque donde este teórico tan peligroso y listo proponía el lenguaje de amigo/enemigo estos dos autores proponen una especie de antagonismos flotantes que se deslizan bailando entre el primer plano y el fondo de la imagen social siguiendo el mero tono de un diapasón que trata de imponer su ritmo al juego social.

Donde la noción de amigo/enemigo permite un centro, esta posibilidad desaparece en un mundo en descomposición en el que las instituciones están podridas por el ejercicio sin restricciones de ningún tipo de un capitalismo de amigotes que no consigue ser vencido por la fuerzas que se destacaban en El Capitalismo que Viene. Jeffrey Sachs nos pintó una escena de la sociedad americana que pone los pelos de punta respecto a la distribución desigual de la renta y a la pobreza, justo lo que refleja la serie de la HBO, la televisión de pago americana, The Wire. El tráfico de drogas, la educación el periodismo o la policía y la judicatura no es que estén corrompidos, es que no hay perspectiva de mejora que no se vea obligada a admitir ese equilibrio de interese bastardos, ese deterioro de éstos y de su juego de forma que no podamos salvarnos más que tratando de deslizarnos por un borde del precipicio sin caer en él.

Y en medio de este infierno posmoderno aparece una extraña esperanza en el gusto que muestra The Wire por el territorio propio, por Baltimore. Es solo desde ahi que podemos no tanto recuperar una cierta fraternidad, sino inventar una nueva competencia fraternal que nos lleve por ejemplo a poner freno a la exasperación financiera sin cargarnos simultáneamente la innovación que complete mercados.

Sí, un nuevo espectro recorre el mundo, la descomposición social, pero no todo está perdido si nos empeñamos en apoyarnos mutuamente.

«Atando cabos» recibió 8 desde que se publicó el Domingo 30 de Mayo de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Juan Urrutia dice:

    Gracias Carlos. Especialmente por el link.Tengo que meditar esto a la luz de La Razón Populista de Ernesto Laclau.

  2. Errante dice:

    Sr. Urrutia, sencillamente me tiene usted admirado, por su forma de pensar y su filosofía de vida, trabajo y estrategia empresarial.

    Desde que he descubierto este sitio hace solo unos días, por referencia indirecta de Lobo, en Desiertos Lejanos, con motivo de la presentación de su libro “Guerras postmodernas” , les llevo leyendo y siguiendo, en un estado de emoción indescriptible al comprobar que no soy el único que mantiene esa íntima filosofía de modelo de empresa que describen en su ideario. Me es imposible destacar algún artículo que publica la sociedad de las Indias, pues todos ellos son excelentes. Felicidades a todos los Indios.

    Especial emoción me ha causado leer estos días -por vez primera- su “El capitalismo que viene”. Magnífico. He visto mis propios conceptos reflejados en los suyos -creyéndome que era yo único-, aunque denominados con diferentes palabras: Principio de abundancia…(¿qué importa que los demás se beneficien si yo me llevo tajada?) emprendedor artesano…diseminación de rentas… Por cierto, lo que no alcanzo a ver es el concepto -la tendencia, más bien- de desaparición de las rentas que teoriza. Diseminación, sí, pero ¿completa desaparición?. ¿Eso no seria equivalente al beneficio cero? (¿alguien amable me lo podría explicar en sencillas palabras?)

    Por último, decir que no soy economista,ni filosofo, ni empresario, ni… nada que en cualificación se le parezca; sólo un curioso aficionado con excedente en imaginación, preaprendiz por cuenta propia que desea comprobar si su proyecto tiene cabida en el pequeño arte de las cosas.

    Felicitaciones.
    Atentamente, Antonio Peñas.

  3. Juan Urrutia dice:

    Estimado errante: escribiste unpárrafo extraordinario:”Por último, decir que no soy economista,ni filosofo, ni empresario, ni… nada que en cualificación se le parezca; sólo un curioso aficionado con excedente en imaginación, preaprendiz por cuenta propia que desea comprobar si su proyecto tiene cabida en el pequeño arte de las cosas.” Es desde ahi desde donde uno puede esperar alcanzar un poquito de sabiduría. Y solo desde ahí. Comparto pues contigo mi más sencilla manera de explicar lo de la disipacion de rentas. Una renta es un beneficio no merecido por el trabajo sino obtenido por mera suerte (por estar situado en el lugar adecuado digamos). Como todos la queremos algien la obtendrá para perderla a continuación a manos de otro más avispado. Como media nadie la tiene mucho tiempo y, en el límite (del razonamiento) es como si nadie se la apropiara. Hasta pronto.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] La descomposición a la que me refería el otro día y su posible conversión en energía, se refleja en los tipos humanos con los que me cruzo cada día en mis paseos por la ribera del gran río. Son de tres tipos.1. Mis mendigos amigos. Brillan al sol. Ellos son la luz en la que han transformado el oro.2. Los chiquillos encorbatados que salen de sus oficinas a fumar y a “deasayunar” como diría ese funcionario al que se parecen como dos gotas de agua. Están cansados porque los niños no les dejan dormia a pierna suelta.3. Los jóvenes que se gana la vida con su oficio y reinventándose cada día. Los dos primeros tipos son producidos por la descomposición y de ellos nada puede esperarse. Los mendigos porque han olvidado la fórmula de la alquimia, los chiquillos porque su descendencia les roba energía. Solo dan cierta esperanza los jóvenes pluriespecialistas que de la basura sacan miel. […]

  2. […] como una continuación a la entrada de este blog de hace una semana más o menos, Atando Cabos, topé con una columna del siempre preceptivo Josep Ramoneda en la que calificaba de gran error la […]

  3. […] pasado fin de semana, aprovechando una soledad sobrevenida, he iniciado la visulización de The Wire,serie a la que ya me referí en otro post. todavía no puedo certificar esa calidad mítica que la singularaciraría como el ejemplo de lo […]

  4. […] esto sin recrease en el pesimismo y como dice Juan Urrutia en su […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.