Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

ARID 4: de derechas

Simplemente porque creo que el hombre es malo. Esto es lo que dejó escrito Vicente Urnieta. Pero aquí­ me organizo un buen lí­o intelectual. La confusión proviene de que, si esa fuera mi razón para ser de derechas, serí­a consecuente que fuera, lo quiera o no, un pelí­n intervencionista. Los de izquierdas creen que, como el hombre es bueno, solo hace falta dejarle funcionar en un entorno rusoniano. Esto plantea una paradoja pues se supone que los intervencionistas son los de izquierdas.

Pero todo esto está cambiando o, mejor dicho, yo estoy cambiando en relación con estos asuntos. Pienso que los de derechas se refugian en el intervencionismo incentivador a la manera de Sarkozy, para encubrir sus rentas adquiridas de tapadillo. Creo, por lo tanto, que las izquierdas deberí­an atacar estas rentas y el corporativismo de clase en el que están basadas.

Por esa razón recomiendo encarecidamente que lean el trabajito de Alesina y Giavazzi que muestran cómo el liberalismo de izquierdas por el que abogan acabarí­a con la captura de los reguladores y con las correspondientes rentas.

Como de esto ya he hablado ampliamente en un par de posts relativamente recientes lo dejo ahí­ sin entretenerme en discutir sobre el liberalismo que me gusta. También sobre esto escribí­ una cosa larga en CLAVES a propósito del 60 aniversario de Road to Serfdom de Hayek.

«ARID 4: de derechas» recibió 5 desde que se publicó el Viernes 26 de Octubre de 2007 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Chus dice:

    Me ha encantado esta definición de ARID, tan provocadora, y sobre todo su forma de entrega de ir descubriéndola en cada post porque en mi caso caminaba del término más cercano al más lejano ideológicamente.

    Después de desvelar cada entrega sólo puedo decir que me alegraría que los ARID mandasen al menos tanto como los WASP. Pero siempre según esta definición que manejas, claro 🙂

    En cuanto tenga un poco de tiempo, mi inglés funciona a trancas y barrancas, leeré a Alesina y Giavazzi… promete.

  2. T. Millán dice:

    Las rentas, de situación o posición, son parte del statu-quo. Los economistas no sabemos de muchas medidas, podemos argüir cómo mejorar la eficiencia pero difícilmente cómo cambiar el statu-quo, las condiciones iniciales. Eso se lo dejamos a gente más dotadas, politicologos o religiosos (en sentido laico, por supuesto). Defender o apoyar que haya gente dispuesta a cuestionar las rentas de situación tiene difíciles bases. Hay que ser una esteta de la dinámica socio/histórica para propiciar tal cosa. Posiblemente hegeliano o, al menos, marxista. Pero muy difícilmente de derechas. La gente de derechas tiene bastante con negar el materialismo histórico, y defender por tanto la creatividad de la microeconomía; otra forma de dinámica aparentemente más cercana al individuo (hommo economicus) esto es (de nuevo la paradoja) algo más ácrata. Es como poner el intervencionismo al servicio del liberalismo.
    Aunque con todo ello no sé si he arrojado más luz o más sombras.

  3. Juan Urrutia dice:

    Gracias por ensanchar el campo discursivo aunque sea a cambio de arrojar un poco de sombra sobre el asunto de la postura ideológica ante las rentas de situación que me traen traen al retortero últimamente segú podrá observar cualquier lector asuduo de este blog.

    Que quien no se aferre al statu quo debiera mandar me parece una muy buena idea pues dejar que cambie ayuda a la circulación de las élites y, en definitiva, al progreso de mejora de ese ser desvalido y arrojado aqui abajo que es el Hombre.

    En cuanto a la asociación de derechas con el individualismo me parece, una vez más, un reflejo en el agua. Parecería llevar a la acracia ya que transparenta confianza en el no-intervencionismo; pero éste no puede ser de derechas porque cree en el hombre.

    Es el liberalismo, y especialmente el de Hayek, el que está reamente interesado en hacer trabajar la competencia (concepto clave del capitalismo en cuanto miramos un poco más allá de los modelos de equilibrio general como paradigma de esa economía de mercado) con la pretensión de que disipe rentas.

    Hacerse con esa bandera es clave a efectos de dirirgir la dinámica social, una pretensión ésta que no es exclusiva del idealismo alemán o del marxismo, y que correspondería a la derecha; pero que la izquierda está a punto de usurpar.

    Como veís más oscuridad sobre el asunto

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] pero que, sin embargo, propone una forma de sostenibilidad que es para mí la única creíble. Soy de derechas porque creo que el hombre es un ángel caído y que nuestro sentido vital es tratar de redimirlo. […]

  2. […] pero que, sin embargo, propone una forma de sostenibilidad que es para mí la única creíble. Soy de derechas porque creo que el hombre es un ángel caído y que nuestro sentido vital es tratar de redimirlo. […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.