Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

ARID 2: Republicano

¿En este punto del llamado “problema de España” no se trata de ser antimonárquico o de sentir nostalgia de la segunda república y mucho menos de ser más o menos ingrato con una persona en particular. Tampoco naturalmente de elevarnos al cielo de la politologí­a y pensar en el republicanismo como liberalismo con acento a la manera de Phillip Pettit

A mi juicio de lo que se trata es, en este mundo de las redes distribuí­das en el que nos movemos y en el que todos estamos relacionados con todos, de la ridiculez que significa medir nuestra importancia como nodos de acuerdo con una lógica vieja que medirí­a nuestro poder según la distancia con un nodo irrelevante que algunos llaman Rey.

Así­ se entiende la radical y compacta afirmación de Vicente Urnieta: soy republicano por autorespeto aunque cuando la anotó no creo que hubiera pensado en redes.

Como sin embargo la idea de Corte no se ha plasmado en esta Monarquí­a Parlamentaria, no parece, diga lo que diga Vicente, que esta cuestión sea relevante más allá de la posible herida a la sensibilidad personalí­sima de algunas personas.

Aunque algunos periódicos se entretengan hablando de la pinza antimonárquica que formarí­an la derecha radiofónica y la izquierda testimonial, aquí­ no hay ningún problema significativo más allá del amarillismo de algunos medios on line que especulan con la fortuna de la familia real.

De todas formas no veo nada malo en ser republicano en el sentido de siempre y en que se defienda esa forma de Estado y ni qué decir tiene que pedir once meses de prisión para alguien que quema una foto del Rey me parece un despropósito que indica qué poco se valora por estos pagos la libertad.

Y aun siendo ésta una cuestión menor me pareció feo que el Rey se dedique a defender la Monarquí­a en la apertura del Curso académico en la Universidad de Oviedo. Por un lado me recordó a los pilotos de lí­neas aéreas que son trasladados a otro aeropuerto simpre en primera clase y, por otro lado, si esa fuera una forma aceptable de estabilizar la situación polí­tica, entonces podrí­amos pedirle que intervenga más a menudo. Y casi mejor que no.

«ARID 2: Republicano» recibió 0 desde que se publicó el Miércoles 24 de Octubre de 2007 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Quim dice:

    Los orígenes de la institución monárquica hacen que, efectivamente, a día de hoy planee sobre sus vestigios una sombra de discrecionalidad difícilmente compatible con los principios básicos de la democracia moderna. Sin embargo, muchas repúblicas actuales resultan todavía más imperfectas que la monarquía parlamentaria española. A lo que voy es que me parece más importante defender la calidad del relleno del pastel (el sistema electoral y el control efectivo de la labor de los representantes electos, la distribución eficiente del poder dentro del marco institucional, la separación y el buen equilibrio entre poderes, la ductilidad de los mecanismos de reforma del sistema, etc.) que la guinda que lo encabeza (llámese Rey o Presidente de la República). Dudo mucho que la España actual fuera capaz de alcanzar cotas más elevadas de democracia real simplemente con un cambio en la figura del Jefe de Estado. Dudo incluso que, con los actuales mimbres, un cambio general de la estructura pudiera lograrlo. Es triste pero creo que la gran mayoría de fuerzas vivas con capacidad para llevar a cabo la reforma no consideran (ni mucho menos) que la prioridad esté en situar al ciudadano como eje vertebrador del sistema, lo cual, para mí, sería el camino a seguir.

  2. Juan Urrutia dice:

    La idea de ciudadanía es, como tu dices, central a una sana comprensión de la convivencia común. Pero repele un poco la beatería en esta materia así que me parece saludable, en este mundo de rdes distribuidas considerara al Rey como un nodo solo aparentemente relevante. Este no sería el caso si yuviéramos una república; pero, como tu dices, lo importante es cómo funciona el arreglo democrático a que cada país haya llegado.

  3. max dice:

    Me parece que esto es como los ordenadores,si funciona ni lo toques.
    ¿Hay diferencias entre Suecia y Finlandia? y ¿entre Marruecos y Argelia?.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.