Apuntes de viaje

por | domingo 8 de abril de 2007

El cuento corto de ayer es uno de esos apuntes.

La referencia a un emperador nabateo da una idea exacta de dónde he estado estos dí­as. Quizá el lugar podrí­a explicar mi falta de aplicación. En efecto, solo se me han ocurrido dos apuntes que merezcan la pena, aunque quizá esa apreciación no sea sino un simple deseo sin justificación alguna.

Puesta de sol en el desierto.

No mires al sol. Mira a lo que éste ilumina y descubrirás la realidad. Es real lo que el sol, en su ocaso, no ilumina: la sombra de un negro acharolado. Cuando el sol se pone del todo el charol pierde su brillo.

Lo nuevo.

Lo nuevo bracea enterrado en una montaña de novedades.

O quizá: lo nuevo se ahoga en lo novedoso.

O quizá también: los eventos no dejan respirar a lo nuevo.

Y desde mañana vuelta al trabajo: el viejo trabajo de desenterrar lo nuevo.