Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

No me atrevo a hacer una crítica cinematofráfica de Anticristo, un “bodrio” liberador y perfectamente transparente. Me escandaliza por su misoginia, por ubicar el mal en la mujer como parte de la naturaleza. Pero me encanta que alguien, por fin, muestre visulamente lo amenazante y aterradora que es la naturaleza, especialmente el parto de un ser vivo, y lo natural que es que nuestros peores sueños de niños tuviran que ver con cuentos de bosques llenos de animales inidentificables. Todo esto está recogido inmejorablemente en esta película de Lars von Triar. El Edén es el infierno y la naturaleza la iglesia de Satán. Esto solo ha sido captado por el Bosco en su Jardín de las Delicias, una evidente influencia visual. El epílogo nos muestra la transfiguración del personaje de Willem Dafoe en un ídolo liberador al que acuden los enfermos para ser curados dando así cuenta del título.

«Anticristo» recibió 2 desde que se publicó el Lunes 28 de Septiembre de 2009 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Estoy leyendo “Lo maravilloso y lo cotidiano en el Occidente medieval” de Le Goff, una delicia de libro desde el título. Un capítulo está dedicado al cuerpo y mantiene tu misma tesis:…” desde Eva a la hechicera de mediados de finales de la Edad Media, el cuerpo de la mujer es el lugar elegido por el diablo … el pecado se expresa por la tara física o por la enfermedad… “. También el bosque es identificado como territorio del demonio. Lo tenemos en la Biblio por si te apetece echarle un vistazo. Yo la peli, la mantengo apartada 🙂

  2. Juan Urrutia dice:

    Gracias, creo que le echaré un vistazo a ese libro de Le Goff

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.