Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Anotaciones bárbaras a una crisis anunciada

Es hora de ser un poco osado y decir algo un poco más radical y bábaro que las explicciones estándar que leemos todos los dí­as en los periódicos y que se copian unas a otras sin que se vaya al fondo de la cuestión. Y es hora de que no se separe la opinión de un observador teórico de la de un simple inversor. Ambas deben encajar la una en la otra.

Bien cierto es que se me han adelantado Buiter y Siebert y que su conclusión es perfectamente compartible:

Monetary policy is easy; preventing or overcoming a financial crisis is hard; managing the exit from a credit squeeze without laying the foundations for the next credit and liquidity explosion is harder still. Central bankers should earn their keep by acting as market makers of last resort.

Su análisis es suficientemente sofisticado como para dejar espacio a unas anotaciones más bárbaras que deben empezar por reconocer que la situación parece no muy halagí¼eña, aunque las bolsas parecen haber resistido bien hoy, cuando se admite un artí­culo como el citado, que rompe los lí­mites fijados por el editor de este intento de debatir con un público amplio problemas de polí­tica económica delicados.

No hay manera de no poner en el origen de esta crisis dos fenómenos cruciales. Los movimientos migratorios y los bajos tipos de interés reales propician desde hace unos diez años una demanda espectacular de viviendas en ciertos lugares, como las dos costas estadounidenses y casi toda España entre otras, una demande que a partir de un momento determinado tiene mucho de meramente especulativa basándose en la creencia que el ladrillo es una buena inversión porque su precio parece crecer sin lí­mite.
Por otro lado nos encontramos con una nueva arqitectura financiera resultado de la crisis anterior, de la globalización y de los descubrimientos en materia de nuevos productos financieros derivados que pretenden mitigar los riesgos distribuyéndolos de manera menos concentrada y que parecen fáciles de valorar.
La primera anotación bárbara, dados estos dos factores, es que los bancos comerciales encuentran una ví­a de mejorar sus márgenes en esta época de tipos bajos aumentando el volumen de su actividad crediticia, especialmente la hipotecaria que parece no tener riesgos mayores ya que el colateral amplia su valor debido a la innombrable burbuja inmobiliaria. Pero no solo eso, sino que, además, de acuerdo con las formas nuevas de hacer las cosas estos créditos se pueden titulizar, es decie empaquetarlos y venderlos a terceros, fondos por ejemplo, que los usan para diversificar sus inversiones con un activo que parece bastante seguro pues está garantizado con un colateral que, a falta de otro análisis más profundo, está de moda. El hecho de que se puedan hacer paqutes favorece la mezcla de dudores buenos y menos buenos y esto, a su vez, anima a los bancos a seguir con esta estrategia.

Esta es básicamente la situación y a la vista de esta decripción descarnada o bárbara nada más natural que lo que pasa luego. No hay que ser bárbaro para darse cuenta que a medida que los bancos centrales subí­an los tipos de interés, el valor de los créditos concedidos, empaquetados o no, de buena o mala calidad, ha de ir disminuyendo y empeorando los balances de los bancos o de los inermediarios que compraron los créditos iniciales. Cuando eso ocurre los impagados suben, los intermediarios quieren deshacerse de sus paquetes antes tan deseados y comienza la carrera hacia la liquidez que, sin embargo, no puede conseguirse facilmente precisamente porque no hay nadie que quiera comprar. La iliquidez está servida y, en consecuencia, la desertificación del crédito. No hay manera de sostener una demanda efectiva a base de crédito nuevo. La Bolsa se resiente y las perspectivas macroeconómicas se revisan a la baja.

A partir de ese momento lo importante es el contagio pues de cómo funcione depende que el pánico se generalice o no. El segundo comentario bárbaro es que los instrumentos financieros que han surgido de la teorí­a financiera y de su práctica no son una naderí­a sino que realmente sirven para redistribuir el riesgo de forma que no hay porqué temer al contagio. Este, de ocurrir, lo hará solo por razones psicológicas; pero éstas se desactivan en cuanto aparece un prestamista de última instancia o siplemente asume públicamente su capacidad de serlo sin lí­mites.

Esto es lo que han hecho los bancos centrales principales la semana pasada y el examen de su comportamiento puede llevarnos a un tercer comentario bárbaro. Dicen los mencionados Buiter y Siebert que el papel del banco central en una ocasión como la presente no es el de pretamistas de última instancia sino el de creadores de nuevos mercados de última instancia y tiene razón porque los instumentos que debe utilizar un banco central para esta tarea de no dejar que se desertifique el crédito no son los mismos que utiliza para inyectar o drenar liquidez en tiempos normales mediante operaciones de mercado abierto. Ahora ,efectivamente, han de hacerse cargo de los paquetes que los intermediarios no desean tener porque lastran su capacida de continuar con el negocio. Cabe que digamos que esos bancos centrales no saben ben las caráterí­sticas , el riesgo y el valor de esos instrumentoe, pero no me parece muy relevante pues si hay alguien que pude enterarse rápidamente son ellos. No me parece por lo tanto que caben excusas para no actuar. Un banco central será o no al mismo tiempo el supervisor del sistema o de parte de él; pero es el único que puede frenar en seco estas estampidas Mi tercer comentario barbaro es justamente que, en las circunstancias actuales y tal como decí­a el otro dí­a, y parecen corroborar Buiter y Siebert, es mucho más fácil contolar la inflación que mantener la tranquilidad en un sistema financiero novedoso.

Por lo tanto y a mi juicio no cabe discusión sobre la oportunidad de actuar por mucho azar moral que se pueda generar y por grande que sea el empeoramiento del balance de un banco central. Como dicen en su útima frase Buiter y Siebert:

Covering the central bank’s posterior is less important than preventing avoidable financial instability.

Pero no solamente está en juego la estabilidad financiera, sino que está en juego el funcionamiento suave de todo el sistema económico global incluyendo el aparato productivo y la rápida incorporación generalizada de las nuevas tecnologí­as que en este su segundo intento parece que tienen buenas perspecticas de ser entendidads en su verdadeo potencial. Si quieren pueden considerar esta afirmación como una cuarta anotación bárbara aunque a mí­ me parece muy civilizada.

Y llega el momento de entroncar mi análisis bárbaro de lo que pasa con mi opinión como inversor. De lo que he dicho se desprende que la crisis no se hubiera producido si los intermediarios financieros hubieran sido menos prudentes y se hubieran lanzado de cabeza a una promiscuidad sin freno repartiendo realmente el riesgo. Pero como las cosas son como son ahora termino con la notación más bárbara y al mismo tiempo la más esperanzadora.

Ahora nos acordaremos de Africa ( o de proyectos de infraestrutura de largo alcance) como posible oportunidad de inversión ya que con la crisis desaparecerán las oportunidades que desviaban la liquidez hacia otras inversiones aparentemente mejores. Y los más prudentes y conservdores como parecen haber sido nuestros bancos nacionales comerciales se tomarán su equivodada venganza intelectual y saldrán reforzados. Luego como inversor llamo a mi gestora y le recomiendo que compre BBVAs en cuanto frenen su caí­da y que se endeude a largo para invertir en fondos africanos aunque los emita un banco chino o en proyectos de largo alcance que ofrecerán una rentabilidad razonable que ahora parecerá muy sustancial.

Y después de esta homilí­a me tumbo a contemplar a lo lejos la Bahí­a de Rosas y me dispongo a esperar acontecimientos a esperar acontecimientos.

«Anotaciones bárbaras a una crisis anunciada» recibió 13 desde que se publicó el Lunes 13 de Agosto de 2007 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Versvs dice:

    Reconozco que de economía no entiendo demasiado, de hecho podría decir que apenas entiendo nada…

    Quizá por eso a mí me sentó fatal que el BCE haya sacado 200.000 millones de euros de la hucha, y que lo haya hecho en tres días para ayudar a los mismos bancos que especulan (porque el colateral, como parece llamarse aquello que perdemos si no pagamos la hipoteca, se lo permite) con nuestros créditos hipotecarios.

    Y decir nuestros es decir mucho, yo no tengo hipoteca porque cuando intenté coger una por los pies ya volaba demasiado alto…

    ¿Existe una respuesta (no quiero hacerte trabajar) de menos de 4 lineas que me justifique eso? ¿Por qué el BCE no se gasta el dinero de los impuestos de los ciudadanos europeos en ayudarlos a ellos, pero se los gasta en ayudar a cuatro bancos que tampoco es que se vayan a morir (según parece este virus no es de transmisión rápida)?

    Un saludo, Juan. Es una pena no tener siempre el tiempo que para un neófito en economía exige leer 4 párrafos (dos veces, para entender algo) sobre estos temas. Pero tengo tus anotaciones suscritas, las leo cuando puedo… Lector en la sombra (hoy no tanto, me temo).

    Un abrazo.

  2. Juan Urrutia dice:

    Las vacaciones son agotadoras y no me extraña que no tengamos tiempo para nada. De todas formas he aquí las cuatro líneas que pides. No se trata del dinero de nuestros impuestos conocidos sino de ejercitar el poder que le hemos concedido para que cuide de la estabilidad financiera que nos viene bien a todos, es decir es como un bien público. Lo que hace el BCE es prestar dinero a algunos bancos comerciales a un precio y no pequeño, aunque quizá debiera cobrar más por esa función. Lo contrario sería como si un amigo no te prestara unos euros para la compra ese día que te has dejado la cartera en casa so pretexto de que te los ibas a gastar de cualquier manera. Salud lector en la sombra

  3. Versvs dice:

    Muchas gracias por la aclaración… da gusto cuando te lo explican todo tan sencillito como a un niño de cuatro años 🙂

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] y lo que nadie cuenta sobre las esperanzadoras repercusiones para los países en desarrollo en un fantástico post de Juan Urrutia. Por cierto, ya nos había adelantado bastantes cosas hace una semana en Expansión. Guardado por […]

  2. […] este link interesante sobre el tema, ¡Graciñas! Actualización 2: En los comentarios recomiendan esta otra anotación […]

  3. […] otro día se trataba de efectuar unos comentarios bárbaros sobre la crisis. Hoy se trata solo de llamar la atención sobre la última entrega de Buiter y Siebert. En ella se […]

  4. […] no son anotaciones bárbaras o simples technicalities, sino que se empieza a pensar con claridad sobre la naturaleza de la […]

  5. […] obsesiva y estas vacaciones he ytenido ocasión de repetirlo hasta la saciedad empezando por mis opiniones bárbaras y contunuando por algunos corolarios obvios más o menos […]

  6. […] Según Krugman, el golpe más duro ha sido parado por el rescate estatal de las grandes instituciones financieras europeas y norteamericanas que ocultaban agujeros insalvables. Agujeros que habían sido producto de sus propias estrategias especulativas. […]

  7. […] un par de dí­as más que un año exactamente escribí­a unas Anotaciones bárbaras a una crisis anunciada en las que pretendí­a encarar la crisis sin paliativo alguno. Ya habí­an aparecido sí­ntomas […]

  8. […] Anotaciones bárbaras a una crisis anunciada […]

  9. […] un par de días más que un año exactamente escribía unas anotaciones bárbaras a una crisis anunciada en las que pretendía encarar la crisis sin paliativo alguno. Ya habían aparecido síntomas de […]

  10. […] les hagan ganar más. Los bancos ganan un 25% más que en 2006, ¿realmente necesitaban entonces los 200.000 millones que el BCE sacó de la hucha este […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.