Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Anonadándome en una LA

Comenzaría una nueva vida charlando con los ancianos como yo que vieron a sus padres ayudar a Secundino Zuazo a construir la Colonia Euskalduna.

barrio euskalduna madrid
La tentación de la desaparición me parece algo muy común entre la gente de nuestro tiempo pues se sienten agotados de la exposición continua a los demás. No es que tengamos cosas que ocultar, que también, sino sobre todo que tenemos necesidad de tranquilidad para cultivar todas o, al menos, muchas de nuestras capacidades. Y esta tranquilidad no se logra más que en algúna ciudad o barrio en el que la salida de casa no sea algo muy atractivo, pero en los que la novedad enriquezca esa tarea u obra en la que queremos trabajar en serio.

Estoy hablando de una especie de pseudónimo de la existencia que no atrae solo a los escritores sino a cualquiera que quiera pensar y necesite desaparecer para hacerlo.Pero no cualquier sitio vale pues cada actividad exige una privacidad especial.

Estos días aparecen noticias sobre famosos que ya repudian la exposición a los medios y hacen público ese repudio en aparente contradicción con su principal fuente de renta o riqueza. Este es el caso de Clara Lago y Dani Rovira que manifestaban su repudio de la fama en el programa de Atresmedia el Hormiguero solo para disculparse directa o indirectamente a través de twitter, creo. Si sus quejas fueran serias actuarían como aquel gran escritor de serie negra, Raymond Chandler, que inventó al detective Marlow y que cambiaba de casa continuamente en Los Angeles acompañado siempre por una esposa mucho mayor que él.

Pero cambiar de casa es una manera de vivir alerta y de convertirse en un gran fisgón, pero no la más radical. Todavía lo es más el cambio de ciudad o incluso de país. Así que ahora entiendo muchas de mis aventuras y de mis huídas, todas ellas relacionadas con los ángeles, esos seres tan distantes que no tienen problemas de sobrexposición y pueden observar todo, o con los arenales bajo cuya arena fina puedes fingir ser un muñeco moldeado por un niño. Yo he escrito sobre LA, esa extraña ciudad californiana del sur a la que podría denominar LAC y en la que tienes que moverte en automóvil para pasar desapercibido. También lo he hecho sobre Las Arenas, ese barrio del municipio de Getxo al que denomino LAG y en el que me escondo pues nadie repara en una cara que conocen desde hace demasiados años. Y desde este último domingo escribiré sobre o desde la Ciudad de los Angeles,LAV, ese barrio del distrito de Villaverde (de ahí la V) en ese Madrid en el que se encuentra nada menos que la Colonia Euskalduna completamente desconocida en el Madrid de dentro de la almendra.

Los tres LAs son formas de desaparecer que me atraen. LAC corresponde a uno de mis yoes, el que hace referencia a poner un chiringuito de tortilla de patatas en la playa de Venice y vivir al sol con lo puesto, sin necesidades, mientras imito a Chandler. LAG es mi vida real junto con la de down town Bilbao. Pero en este último creo que me conocen porque yo conozco a todos mientras que en LAG pienso erroneamente que no reconozco a aquellos con los que me cruzo y que, por lo tanto, soy ajeno y no me conoce nadie de forma que puedo esconderme mirando los ataradeceres al acecho del rayo verde.Y ahora encuentro LAV ese lugar en el que desaparecería, nadie sabría nada de mí y desde el que comenzaría una nueva vida charlando con los ancianos como yo que vieron a sus padres ayudar a Secundino Zuazo a construir la Colonia Euskalduna.

«Anonadándome en una LA» recibió 2 desde que se publicó el martes 24 de noviembre de 2015 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Tienes que visitar el Nuevo Baztán también @juan, el primer pueblo planificado de Europa -por Sabatini nada menos- con agua corriente en las casas ya en el XVIII y al ladito de Madrid, parte de la estrategia de los Leginetxe de llenar de funcionariado vasco la corte madrileña para constituir un poderoso lobby rentista… que eso fueron los vascos a esas alturas del imperio como contaba Caro Baroja en un papelito precioso de los suyos que comenzaba con la pregunta de por qué las casas señoriales del Baztán eran de aquella época. Ahí llegaron, imagino que tras academia de aprendizaje de la lengua, mis ancestros a Madrid y ahí se guarda el archivo todavía de todos aquellos centenares de familias. Te iba a encantar, aunque hay que llegar en coche!

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.