Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Amos Oz

Me gustarí­a comentar aquí­ el contraste entre los comentarios de Mario Vargas Llosa y David Grosman a propósito del premio Prí­ncipe de Asturias de las Letras concedido a este autor israelí­.

Viajaba de Copenhagen a Madrid y me ofrecieron periódicos españoles que no habí­a encontrado en el aeropuerto. Elegí­ el diario de PRISA y me encontré con la noticia del premio y con los dos siguientes comentarios.

Por un lado, David Grossman, un conocido intelectual israelí­ decí­a que Oz “ha ayudado a formular la identidad israelí­”. Por otro lado el gran escritor peruano afirmaba que “su (de Oz) compromiso no está de moda en esta era light”.

Mi cabeza se negó a entender ambas cosas simultáneamente como si mi ordenador corporal hubiera entrado en un extraño loop. Parecerí­a que el compromiso es para Vargas Losa una cosa buena, especialmente en esta época posmoderna en la que parece que no pega. Por otro lado que la identidad, o al menos su formulación, serí­a para Grossman algo de agradecer, parece también claro.

Si no nos gusta el posmodernismo, según el cual “todo vale” (dicen) nos deberí­a gustar eso de la identidad porque pertenecer a una prohibe muchas cosas. ¿Por qué entonces mi mente se paraliza como ante un problema contradictorio? ¿Dónde está la contradicción?

Creo que la clave de mi parálisis intelectiva está en que compromiso e identidad no parece que encajen muy bien. Cuando hablamos de compromiso interpretamos que estamos hablando de una idea propia de Sartre y de caracter individualista como corresponde a aquellas épocas existencialistas. Pero cuando nos referimos a identidad nos resuena en la cabeza el ruido del comunitarismo, algo sin punto de contacto alguno con el existencialismo.

¿Habrí­a alguna manera de hacer compatibles el compromiso y la identidad? Para alguien como Satre no habrí­a problema alguno si nos permitimos pensar en una clase social como en una identidad. Para Grossman tampoco habrí­a problema si admitiéramos que la ciudadaní­a puede ser también una identidad.

Aun así­ mi máquina cerebral da vueltas en el vací­o sin tener visos de detenerse. Abro el libro que he llevado para los tiempos muertos de los “negocios” a los que ahora me dedico y me concentro en el artí­culo que me interesa ( Getting beyond objetivism: the philosophical hermeneutics of Gadamer and Ricoeur, en Economics and hermeneutics, Don Lavoie (ed.), Routledge,1990) un trabajo de G.B. Madison sobre hermeneútica que me abre los ojos. No somos sujetos individuales más que en el sentido de que queremos cosas y hacemos algo para conseguirlo. Somos en efecto individuos intencionales, pero el sentido de lo que hacemos o deseamos, el sentido que nosostros creemos que tiene lo que hacemos o deseamos, viene dado por nuestras relaciones intersubjetivas. Dentro de nuestro grupo, añado yo.

Yo dirí­a que Oz ha sabido interpretar lo que significa ser israelí­ hoy y que, justamente desde ahí­, también ha conseguido simultáneamente comprometerse con la paz a pesar de la posible existencia de derechos, presuntamente anteriores al Derecho, del pueblo judí­o.

Si mi interpretación es correcta me parece que la condescendencia que, en general, se usa frente a los que se daclaran nacionalistas sin recato, deberí­a ser replanteada. Igual resulta que la única manera de comprometerte con la ciudadaní­a y con cada ciudadano individual es ayudándoles a que escriban y formulen ellos mismos su propia identidad sin agarrase como naúfragos a la que le venden en el supermercado.

«Amos Oz» recibió 0 desde que se publicó el Lunes 2 de Julio de 2007 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] Y claro, en estos años en más de una cosa he evolucionado. Juan me ganó definitivamente a esa conflictiva postmodernidad a la que seguimos dando vueltas. […]

  2. […] demorarse en entender la influencia de esas identidades ya formadas en las decisiones económicas, algo en lo que llevo enredado bastante tiempo. Mi manera de iniciarlo sería la mas vulgar de las imaginables para un […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.