Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Amok

El paraí­so de la prensa y de la polí­tica espectáculo. Las primeras páginas copadas por el asesinanto múltiple del muchacho coreano y la Agenda de Bush desviada para poder aparecer, con la mano en corazón junto a su fiel y sacrificada Laura, para llorar la tragedia.

Y sin embargo a mi no consigue impresionarme el caso. Más bien me preguto porqué no ocurre más amenudo. ¿A quien no se le ha ocurrido llevar a acabo una cosa así­?

Sin ir más lejos a mí­ mismo. Hace unos dí­as pasé 24 horas con un holter puesto para examinar las dicontinuidades en mi tensión arterial. Se trata de hacer la vida normal, así­ que fuí­ paseando hacia mi sesión de análisis. Atravesé un puente sobre una autopista o carretera de circunvalción, no sé lo que es la M-30, y la ensoñación se apoderó de mí­.

No era un holter sino una faja de explosivos lo que explicaba el bulto en mi cintura. Me encaminaba hacia un sarao en donde nadie me iba a impedir la entrada ni a hacerme pasar por un detector de metales pues habí­a avisado engañosamente que acudirí­a con un holter puesto. Una vez en la fiesta o conmemoración y en un momento determinado consegí­ entrar en conversación cono mis dos más odiados personajes. Cuando desabroché mi chaqueta y ambos vieron la dinamita, su expresión de instantánea comprensión de que habí­a llegado su fin dibujó en su cara un horror que me hizo feliz. Luego desaparecimos los tres.

¿Por qué harí­a yo algo así­? Posiblemente porque sé que poseí­do por el odio, incapaz de transcenderlo, imposiblitado para el sano ejercicio de mi razón, yo me habí­a convertido en un loco que ya no aportaba nada a la sociedad excepto ese acto de extraña generodisidad librando al mundo de un peligro cierto, de unas semillas de veneno que acabarán con todo si no acabmos con ellas.

Se me pasó y recordé que no tengo esa clase de enemigos y que todaví­a creo poder ejercer mi libertad creativamente.

Pero penseé que no es tan rara la tentación de la inmolación.

A los dos dí­as ocurrí­a lo de la Universidad de Virginia.

«Amok» recibió 0 desde que se publicó el Martes 24 de Abril de 2007 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.