Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Adornarse,arrimarse

En la campaña catalana Zapatero dijo de Montilla, el candidato del PSE a a Presidencia de la Generalitat, que es un polí­tico que se arrima aunque no se adorna. No me gustan los toros, pero me gusta el lenguaje taurino. Posiblemente se trata de alguna perversión de la que no soy consciente y en la que, en cualquier caso, no me voy a detener.

Lo que me importa, siguiendo con este simil taurino, es que admiro a los polí­ticos que se arriman aunque no desprecio los adornos. En realidad me entusiasman los que parece que solo quieren lucirse; pero que de hecho se la juegan. Me recuerdan a Oscar Wilde al que admiro no solo por su gusto por el adorno, la brillantez, la paradoja o la frase feliz; sino también por la profunda seriedad que muestra en su De Profundis o Carta desde la Carcel de Reading.

Los que solo se adornan no se concentran, faenan para los tendidos, para la galerí­a, y se pierden el goce propio. Los que se arriman bailan con el toro, lo aman y juntos se olvidan del mundo que les rodea. Un polí­tico tiene que hacer ambas cosas, especialmente si no es muy conocido popularmente.

Este parece ser el caso de Miguel Sebastián al que algunos periódicos dan por desconocido. Yo le conozco y bien, no tanto por su curriculum, sino sobre todo por las no pocas horas de conversación. Quise llevarle a la Carlos III y se zafó de mi invitación con elegancia; le he conocido durante muchos años como Chief Economist del BBV y todo lo que me enseñó me hizo sentir todaví­a más su pérdida para la Carlos III; y ha sido durante años miembro del Consejo Editorial de EXPANSION y Actualidad Económica donde mostraba periódicamente su inteligencia mordaz y su formación general redonda: se arrimaba sin dejar de adornarse.

No me cabe duda que sabrá arrimarse si le tocan responsabilidades municipales. Pienso que, de hecho, si contra todas las previsiones acabara siendo alcalde de Madrid, nos encontrarí­amos con un alcalde que harí­a saber a los madrileños porqué se hace lo que se hace, desde las obras públicas, hasta las construcciones inmobiliarisa privadas, pasando por las villas olí­mpicas, o porqué no se deben hacer.

No se si sabe bailar el chotis; pero en cuestión de adornos creo que Gallardón harí­a bien en atarse los machos. Miguel es inteligente en grado sumo, como Gallardón; tiene sentido del humor, como Gallardón; pero a diferencia de éste puede ser mucho más ácido y machacar al contrario en un debate público porque sospecho, aunque a mí­ no me lo haya mostrado, que tiene un coté implacable, como de asesino de arma blanca, que hace que sus banderillas hieran muy hondo. Una faceta que se confunde a veces con una falta de piedad social que yo nunca he detectado.

La campaña va a ser distinta, ya lo veremos, y no porque aparezca más el tema económico o porque Sebastián sepa lidiar con un problema de endeudamiento; sino porque va ser un choque de personalidades, una confrontación entre dos toreros chulos y valientes.

Pero Miguel cuenta con un activo definitivo: es un explorador de los fondos marinos de los cinco continentes y esto, que no parece que quisiera decir nada, es sin embargo crucial porque los fondos marinos dan tanto miedo como el subconsciente y el que se mueve ahí­ con soltura, citando de lejos al terror, sabe como ganarse la atención de las gentes.

Pero no solo me parece temible como oponente al que defiende su silla y bueno para Madrid, donde vivo pero no voto; sino que me parece una persona integra y cariñosa y es amigo mí­o. Si yo fuera madrileño no lo dudarí­a a pesar del respeto que tengo por el otro candidato.

«Adornarse,arrimarse» recibió 10 desde que se publicó el Jueves 26 de Octubre de 2006 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Berlin Smith dice:

    El reto es el salto de buen polemista, buen académico y buen paisano a buen político. Cosas más raras se han visto, pero su experiencia real para estas lides es nula: nunca ha hecho campaña, no domina el aparato de su partido ni la lista de concejales que le acompañarán… es un poco laboratorio. Si tiene esas cualidades personales, cabría esperar que pensara en su ciudad haciendo brega desde la militancia por abajo y no como lo que parece: un trampolín para otras cosas, gane o pierda. Humanamente, no creo que se le pueda culpar de esto, todos tenemos derecho a perseguir nuestras ambiciones. Pero desde el punto de vista del partido por el que se presenta y por la política en general deja que desear que el método de elección sea el dedo del presidente del gobierno.

  2. Juan Urrutia dice:

    No tengo nada que decir sobre la forma de elegir candidatos dentro de los partidos. Supongo que es un lío y que se denomina buen polítco al que domina ese lío y otros de naturaleza parecida.
    Sin embargo sí que creo merece la pena pensar un poco sobre lo que es una ciudad en una red de ciudades, sobre las formas de financiar las obras públicas y sobre las posibilidades de lo que ahora llaman corrupción. La entrada del candidato Sebastián en la elección a la Alcadía de Madrid me parece que posibilitará esas reflexiones.
    En cuanto al contacto con la base no creo que esto exija hoy visitar mercados y pararse a charlar con el carnicero; sino quizá cosas como tomarse en serio la tecnología para poner en marcha unos presupuestos participativos.
    Y llegamos a la confrontación entre dos candidatos que son ambos inteligentes, articulados en su forma de expresión y con sentido del humor más o menos ácido. La diferencia es que solo Sebastián representa esa nueva sensibildad que estructura hoy la sociedad y que remite a la diversidad, la diferencia, la alteridad y otros conceptos que todavía no son de uso común pero que resuenan en el subconsciente de casi todos. Su reto es cómo sacar a la luz esa diferencia y si consigue utilizar la Red para hacerlo puede dar una sorpresa como la de Howard Dean. No ganó; pero nos hizo ver que el mundo ha cambiado.

  3. Berlin Smith dice:

    Básicamente estoy de acuerdo: no es un problema de coger niños en brazos. Lo de la tecnología, es cierto, pero no sé si hay madurez para que se produzca algo. Lo que sí me parece es que la militancia política debe ser un trabajo consistente y de largo plazo. Creo más en los políticos casados con su idea, incluso con los que no estoy de acuerdo, que con los que conciben la política como un paso en su carrera profesional. Esta es la duda. Usted, que le conoce bien, sabrá descifrar esto mejor que yo. La pregunta es qué hará si no gana: no es cuestión dejar a la gente trabajando en un sitio que no le gusta, pero también es cuestión de ver si su sentido de la política es la persecución de ideales o la ambición (sana o menos sana) por ocupar puestos. A priori, percibo al Sr. Sebastián más como un hombre de acompañamiento al líder que como líder, un hombre para la libre designación que para el cargo electo. Normalmente el intelectual potente tiene problemas en esas posiciones (puede que en ambas), tiende a la crítica y a la indepedencia, como es el caso. De todas formas, va a ser interesante cómo desarrolla su propia evolución personal ante este reto.

  4. Juan Urrutia dice:

    La tensión entre el militante casado con una idea y sufrido trabajador de base y el independiente cualificado no está en absoluto solucionada como tampoco lo está la tensión entre el político y el sindicalista o la existente entre el plítico y el empresario. Se plantean como luchas por llevarse la mejor parte.
    No tengo soluciones para eso; pero sí creo poder decir que Sebastián no parece tener una agenda oculta ni ser alguien desleal. El problema me parece que puede estar, para un militante de base, en que quizá Sebastián se esté llevando más de lo que corresponde a su trabajo. Quizá en el sentido de que ha hecho cosas que no redundan en beneficio del partido solo. Pero ¿ es esto reprochable?

  5. Berlin Smith dice:

    No, creo que a él no se le puede reprobar nada. Si te ofrecen un puesto, no es tu responsabilidad, es de quien la ofrece la responsabilidad de la idoneidad. En todo caso, serán los militantes de su partido por el proceso de elección los que puedan reprobar algo. Pero sí es analizable la posición de un candidato sin carné, sin arraigo en el partido, sin experiencia de gestión real ni en campaña y que tiene que abordar en caso de victoria un presupuesto de miles de millones, lidiar con la oposición, manejar su grupo de concejales… y sin haberse sometido a un proceso de elección interno. Esto, a las primeras dificultades con sus colaboradores, puede ser un gran lastre.

    En esa línea, es analizable el compromiso de fondo con el votante. Hoy un periódico de Madrid publica que si no sale elegido tiene la promesa del presidente del gobierno de la vicepresidencia económica cuando se retire Solbes. Estas son algunas de las circunstancias políticas que debe valorar el votante y cada uno tomará su decisión.

  6. Berlin Smith dice:

    Eh, no se apresuren. La máxima responsabilidad técnica de la política económica la tiene Solbes. Tener rango de secretario de estado (sueldo y protocolo) no equivale a ser secretario de estado de Hacienda. Sebastián hoy es un fontanero de la presidencia, que es un puesto fascinante, pero que no da la experiencia de gestión de Gallardón que ha sido presidente de comunidad autónoma unos cuantos años. Y si superioridad técnica son las matemáticas financieras para calcular los intereses de la deuda y no decirnos el grado de apalancamiento y no valorar el componente estratégico (para la ciudad), mejor o peor, del uso de la deuda que ha hecho Gallardón, es que entonces no me sirve para alcalde.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] Aunque poco conocido por la opinión pública, Miguel Sebastián no es un don nadie, sino un Secretario de Estado con máximas responsabilidades en la política económica de España. Establecida -como parece que todos aceptan- la superioridad técnica y de gestión de Sebastián sobre Gallardón, que ha conseguido endeudar a Madrid hasta las cejas de sus cabreados ciudadanos, ahora, el candidato socialista deberá demostrar que cuenta también con la necesaria capacidad política y de comunicación con los madrileños y con sus preocupaciones. En lo que le conozco, creo que puede hacerlo; también lo creen otros que le conocen muy bien como Juan Urrutia, cuyo análisis nos augura un choque de personalidades como en los grandes duelos taurinos, “una confrontación entre dos toreros chuplos y valientes”. Desde luego, no le será difícil superar el listón como político y como gestor de Álvarez del Manzano que, no lo olvidemos, fue alcalde de Madrid durante 13 años.    […]

  2. […] No entiendo prácticamente nada de toros, a pesar de ser nieta de aficionados, pero me atrae enormemente su significado, su historia, sus leyendas y su lenguaje, que tantas riquezas nos da. […]

  3. […] el simil taurino que usé, siguiendo a Zapatero, para hablar del candidato socialista a la alcaldí­a de Madrid, podrí­a decir que los cientí­ficos se adornan pero no se arriman. Y esto contradice tanto a la […]

  4. Manolete dice:

    […] No entiendo prácticamente nada de toros, a pesar de ser nieta de aficionados, pero me atrae enormemente su significado, su historia, sus leyendas y su lenguaje, que tantas riquezas nos da. […]

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.