Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

Abrazos gratis: una sugerencia

Estos últimos dí­as nos ha sorprendido la iniciativa de algunos que ofrecí­an abrazos gratis en plena calle. Puede ser que el calor humano sea bueno para la piel y que no haya que buscarle tres pies al gato ya que el que los ofrece ya tendrí­a suficiente gratificación en la suavidad d su propia piel.

Pero hay quien cree ver en esta extraña práctica reciente algo parecido a las ciberturbas, un fenómeno del que ya no se habla; pero que sigue siendo intrigante. Ya hablé de él y lo que decí­a enonces era que su finalidad era la de convertir en conocimiento común algo. En concreto decí­a entonces que lo interesante era ponerlas en relación con la ida del umbral de la tolerancia, una situación a partir de la cual nos rebelamos.

Para que ese umbral funcionara como el desencadenante de una acción colectiva era necesario que unos cuantos supieran que otros como ellos, igual de hartos que ellos, estaban por ahí­ desparramados. Y no solo eso sino que además era necesario que todos y cada uno supieran que los demás sabí­an que elos sabí­an que los demás sabí­an… que estabamos hartos.

Las ciberturbas tienen pues un componente cognoscitivo que está ausente de los abrazos gratis. De hecho que sean gratis los descalifica para significar nada de interés. No porque deberí­an cobrarse, que no lo sé, dependerá de si sirven para suavizar la piel o para cualquier otra finalidad útil, sino porque la gratuidad les vací­a de su posible arbitrariedad, un elemento este que debe estar ahí­ cuando se persigue el conocimiento común no de esto o de aquello; sino de ese mismo conocimiento común en sí­ mismo.

El conocimiento común de nuestro conocimiento común establecerí­a unos lazos entre los miembros de la ciberturba que harí­a de ella una fuerza imparable. Por eso creo que deberí­amos reanudar su práctica. Sugiero que reanudemos su práctica y, si se me permite tratar de matar dos pájaros de un tiro, que la reanudemos alredeor de la idea de abrazarnos. Serí­an cincio minutos de abrazos sucesivos sin finalidad alguna.

Cuando seamos muchos los que nos abrazamos sin más objetivo que contemplar cómo crece nuestro número, los poderosos de este mundo se darán cuenta que no nos pueden timar, que no pueden hacer lo que les de la gana y empezarán a comportarse como usuarios de metro, el verdadero rasero de la igualdad.

«Abrazos gratis: una sugerencia» recibió 0 desde que se publicó el Domingo 18 de Febrero de 2007 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Intempest dice:

    También llegó a Mallorca hace un par de meses:

    http://www.fotolog.com/intempest/11123131

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.