Desde mi sillón

Un blog de la Red de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

“A día de hoy”

Que le cretividad abierta es algo deseable me parece obvio. Y me lo parece porque todos querríamos disfrutar de las invenciones en general, ya fueran productos científicos o productos culturales.

Circulan montones de argumentos falsos en contra de la “creatividad abierta” en los que no voy a entrar ahora; pero también son moneda corriente los argumentos correctos en favor de dicha “creatividad abierta” según los cuales compartir las invenciones puede ser una buena idea. Entre estos últimos argumentos hay uno irrefutable que aplica a un caso muy específico: no compartir el lenguaje es imposible. El lenguaje no puede dejar de ser “creatividad abierta” y todos tenemos aceso a él con lo que su creacion es un ejemplo notable de innovación continua.

Justo por esta razón no hay forma de evitar la proliferacón pandémica de no pocas creaciones o imitaciones ligüísticas realmente irritantes. No pienso ahora en el uso desmedido de “histórico” o “sin precedentes” que parecerían hacernos creer que vivimos en los albores de una nueva era. Pienso en algo más sencillo, en la expresión continuamente repetida de “a día de hoy”. No sé si estoy perdiendo oído para el lenguaje; pero yo diría que es cuestión de los últimos dos años; pero ya sa ha extendido por doquier en detrimento de una variedad amplia de expresiones que expresaban lo mismo pero estaban acuñadas para adecuarse a la situción de que se tratara.

Notemos que yo deteste un nuevo giro del lenguaje no quiere decir que sería bueno tener un derecho de autor sobre expresiones nuevas o que haya que defender la autoridad de los diccionarios aunque sean oficiales.

«“A día de hoy”» recibió 3 desde que se publicó el Lunes 22 de Junio de 2009 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Juan Urrutia.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Carlos Boyle dice:

    Lo que pasa Juan es que uno se maneja con un determinado número de palabras, un número finito con las que uno cree que se pueden manejar las comunicaciones corrientes.
    Zipf estudió la distribución del uso de las palabras en los lenguajes y decubrió una Power Law del tipo Pareto- Madelbort. También del tipo de las series que descubre Dunbar con la relación de la masa encefálica y el número de relaciones directas que uno puede manejar dentro de una comunidad de interacción directa. Lo que devino en el Numero de Dunbar que para los humanos es aproximadamente 150.
    EN la naturaleza hay montones de corroboraciones de este tipo de distribusiones PZM, digo yo, y a modo de justificar su enojo, no será que nuestro cerebro, asi como tiene una capacidad finita para manejar una limitada cantida de interrelaciones personales, no tendrá una capacidad finita para el uso de las palabras. Porque si esto la base de datos de las palabras que nuestro cerebro podría manejar debería responder a un tipo de archivación de temaño fijo, en donde a medida que se incorporan términos nuevos debemos va descartando los mas antiguos, una especie de FIFO, first in first out. Jeje. Piénselo

  2. Juan Urrutia dice:

    Gracias por recordarme cosas que debería haber aprendido en tu blog; pero no estoy seguro de que esas ideas se puedan extraolar al lenguaje. En cualquier caso (he aquí otra expresion odiosa)hay una cierta belleza en no utilizar latiguillos ni por escrito ni en el lenguaje oral.

  3. Bien saben los escritores de oficio o aficionados, el vértigo que significa sentarse delante de una página en blanco y modelar sin defectos la figura escrita del pensamiento. El pensamiento vuela y, generalmente, solemos ver e idealizar la genialidad de la creación del pensamiento, pero cuando se empieza a trasladar al barro y modelar con las manos la obra, nos damos cuenta de las enormes dificultades de los materiales a emplear y la figura a realizar.
    A día de hoy, en cualquier momento, la figura y el libro están por empezar, siendo solo producto de nuestra imaginación.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.