Un viejo sport recobrado

Nos cuenta esto Tyler Cowen y me recuerda a un viejo concurso de mi infancia. Allí por los años 50 en las fiestas de El Carmen en Getxo se celebraban diferentes concursos en la calle que llevaba directamente a la iglesia de El Carmen. Había, por ejemplo, carreras de sacos y, mira por dónde,una pequeña carrera ciclista entre parejas de ciclistas en la que ganaba el que llegaba más tarde a la meta sin haber tocado el suelo con el pie. Así las parejas se iban eliminando y finalmente ocurría la gran final entre dos avezados ciclistas que pasaban gran parte del tiempo con la rueda delantera completamente girada y los dos pies en sus radios usándolos para mover suavemente esa rueda hacia un lado y otro sin avanzar un solo centímetro. El vencedor era un ídolo para el resto del verano. Yo nunca participé, supongo porque no entiendo eso de ganar no ganando.