Artículos

Un instante de paranoia

Vivo en una crescent con la convexidad hacia oriente. Cuando cruzo una segunda calle tomo la otra parte de la mía que es otra crescent pero con la convexidad hacia el oriente. Esta mañana, desagradable y lluviosa, cuando enfilaba esta segunda media luna he visto simultáneamiente un individo feo salir del colegio de veterinarios mientras se ponía las gafas de sol con una lentitud sospechosa y, un poco más allá, una agente de la benemérita que se quitaba la gorra de una manera extraña pues inmediatamente le llovían sobre sus hombros unas guedejas generosas, entraba en un pequeño automóvil rojo y salía pitando en dirección contraria. Algo estaba pasando. Me temo, en mi paranoia,que estoy siendo vigilado por mi «evidente» relación con ETA y de la que, paradójicamente, me protejo según consejo policial tomando caminos aleatorios desde mi casa a mi oficina. Como ayer no hubo Sortu ya no sé donde estoy y de quien tengo que sospechar. Será la luna, así que desparezco hasta que se aleje o yo me aclare.

mm

Juan Urrutia , economista y filósofo mundano. Bitácora en la red desde 2003.