Un cuento de miedo

De vuelta a casa después de una fiesta en las afueras recibimos en el coche la llamada de los de la alarma para decirnos que ésta había saltado en dos puntos de la planta principal. Eran las 2 de la madrugada y pasamos miedo. Especialmente cuando ya dentro de la casa sonó el teléfono interior.