Frivolidad e invención

Les recomiendo la columna dominical de Juaristi, esta vez sobre ratoneras y con concesiones a la nostalgia del hogar familiar. Basándose en un artículo de Adam Gopnik en el New Yorker al que no he accedido por la pereza de registrarme, nos sugiere que el origen de la invención- yo diría de la creatividad – no está en la necesidad sino en la frivolidad. Por mi cuenta añado lo siguiente. Es la negligencia, el desdén por «lo que pasa», lo que hace que podamos escudriñar el imperceptible rumor de las ideas que nevegan en el éter y, quizá, cazarlas como se cazan eurekas. Se trata de un caso particular de una ley general que contradice la economía entera: no vale lo que cuesta, sino que lo que más vale es siempre lo gratuito.