Artículos

Iluminaciones. XXIX:Sinapsis seminecrosadas

Jorge Juan, Juan Bravo, Bravo Murillo. Cuando cojo un taxi y quiero ir a un restaurante asturiano llamado El Paraguas a menudo no recuerdo el nombre de la calle en donde está y me veo obligado a navegar por la red distribuída de mi crebro siguiendo una ruta alternativa que me lleva por el rodeo indicado pero al revés: Murillo me lleva a Bravo, éste a Juan y este nombre propio finalmente aterriza en Jorge Juan. El taxista alucina, pero a mí me sirve. El problema está en cómo dar con la clave «Bravo» que abre la ruta y aquí funcionan otros mecanismos. Bravo era el nombre de una familia que vivía en la misma manzana de casas que mis padres. Un hijo es el médico cirujano que operó a a mi padre de Parkinson allá por el principio de los años sesenta y una hija casó con Pedro Schwartz. Fácil. Lo malo es cuando no parecen existir esas rutas alternativas. Todavía no me ha pasadoa mí, pero les ocurre a muchos taxistas jóvenes que no han creado las sinpsis alternativas necesarias y me llevan a Viriato cuando les he pedido que me lleven a Vitruvio. Quizá ayudara saber quienes son los personajes que dan nombre a las calles, desde un guerrero lusitano a un arquitecto clásico, por ejemplo. Pero ¿quién fue Jorge Juan? Miren aquí, para eso está la wikipedia. También les dirá quienes son Bravo Murillo o Juan Bravo. supongo que tengo que comprarme un aparato de internet móvil. Es decir una prótesis de sinapsis seminecrosadas.

mm

Juan Urrutia , economista y filósofo mundano. Bitácora en la red desde 2003.