Breves

¿Ridículo?

Imaginemos un velocista transformándose en fondista cuando solo quedan tres kilómetros por recorrer. Pues ese soy yo. Quizá ridículo, pero inevitable.

mm

Juan Urrutia , economista y filósofo mundano. Bitácora en la red desde 2003.