¿Ridículo?

Imaginemos un velocista transformándose en fondista cuando solo quedan tres kilómetros por recorrer. Pues ese soy yo. Quizá ridículo, pero inevitable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.